3. MURE YUN-PE CRIMA ETAMENDOK TAREMURU 1 . Mure yun-pe chima, Makunaima dama etame-pai enapue¡ taponka-pai amincha pata pona, imoronek kureta paire¡ ekei yama, kaikuse dama, mauraima dama kureta paire, enekton kureta paire-re. Ichamo-re enekton ichi i-moronek-pe.

2. Nawa chima, tesenmai pra etamen dau, puta-to apuimanan¡ muere daktai enek-pe enan, puta-to awichi poken. Muere yenin, taren ke rekin tesetarembai etamendok.

3. Nawa-re Makunaima dama e-pueti-pue, to munketon esembo tana, mure yunkon-pe to ena tana. Tise it-akonda e daktai pra-re taurepue: Eten-pai nokon nai-te aminchan pata pona. Tise it-aeketi-ya taurepue: Eten poken pra maní c.chimonkoton-pe mureton putuya pra-kin medan? Amincha ina eten dau, iyaren yaktai ekei yama patapue poro, kaikuse dama patapue poro, mauraima dama patapue poro etamen dau, enek-pe enan damuino, munketon-re enek-pe ena damuino.

4. Tise Chike-da i-maimu yukupue: "Ake kru, enek-pe enan neke, av-senkute muere." Muere-wi i-rui-ya taurepue: í'Nawa ichi yau, esetaremba-pai nokon amincha tu-te-kon-pe¡ puta-to taremba-pai ichi sere. Aire-wi, tauretuka-pue-ya, tarembake aire, a-puekere ekama tope-da." 5 . Muere-wi Chike eseraktepue taren kama puek: "¡Em!,... are sa-ne mue te eten-pue wai-te u-.ra.rarima po, enekton i-moronekton n-achi-ten-pe pra, ekei yama moroma-ten-pe pra, to putapue poro etame tana u-manchik napueten-pe pta. Ure .ra-ne muele, enekton aketi-uya-te, ema tau tute.ren-te u-.ra.rarima po, wakapunima po; u-fui .ra-ne are-uya-te, pinumpa-uya-te; ure .ra-ne muere Chikeri-pia, Anike-pia, Anchikiran-pia, Makunai-Pia.

6. Se-re-wi puta-lo tarembatok, mure e.rembo.ren yun-pe chima, amincha te-pai-nokon ichi yau.

3. TAREN PARA VIAJAR SIENDO PADRE DEL RECIEN NACIDO 

1. Siendo padres de niños poco hnacidos, a los Makunaimá les entrarodeseos de irse de viaje. Y el viaje tenía que ser por lugares donde abundaban seres maleficiosos: por dondhabía toda clase de serpientes, todclase de tigres y toda clase de cachicamos o armadillos, etc., etc. Porque todos esos animales tienen su moroné maleficio.

2 . Si en esas mismas circunstanciauno camina sin cuidado, sin sabernuestros pies se nos pinchan, se noinfectan, se nos enferman. Y por esosolamente se debe ir de viaje previ- ".

niéndose con el tarén. –

3 . En esto estaban los Makunaimá, pues los Makunaimá habían comenzado a tener hijos. Pero el más pequeño dijo cierto día: -Deberíamos salir de viaje hacia tierras lejanas. Perel mayor le contestó: -De ningúmodo; tú sabes muy bien que tenemoniños pequeños; y sabes que si caminamos lejos, muchas veces tendremoque andar por las huellas de las serpientes, por las huellas de los tigrespor las huellas de los armadillos, etc.; y sabes que se enfermarán nuestros niños.

 4 . Pero Chiké le replicó: -Qué va; eso no nos acarreará ninguna enfermedad; tú estás engañado. El mayodijo entonces: -¿Así es? Si es asínos invocaremos y saldremos de vi~jesoplando primeramente nuestros pies.Y añadió: -A ver, pues; haz el soplpara que yo también lo estime y lihaga.

5 . Y entonces Chiké comenzó a de. cir: -Yo, claro que yo, me voy de viaje sobre mis fortísimas sandalias; no me pincha ninguna clase de animales malignos, ni siquiera me pinchan las serpientes; y camino por lahuellas de animales maléficos, pero mi niño no lo dañarán. Yo, yo encontraré esos males, pero los corto. Yoclaro que yo, camino sobre mis durísimas sandalias ,sobre mis sandalias dhierro y la enfermedad de esos bichono me encuentra. A mi hermano mayor yo lo llevo, yo lo pongo en viaje; yo, yo aquel Chikerí-piá, Aniké-piáAnchikirán-piá, Makunai-piá.

6 . Este es el dicho, éste es el tarépara soplar los pies cuando, siendo padres de recién nacidos ,queremos ir dviaje a lugares lejanos.

 

Alfredo Benavides de Kukenán

 

NOTAS EXPLICATIVAS

1) En estas narraciones los informadores varias veces usaron de su chiá keré tukare-ré, equivalente a nuestro etcétera, porque no estaban actuando .de verdacon los tarén, sino narrando delante de un grabador. Pero la verdadera técnica dlos tarén consiste en nombrar expresamente el mayor número posible de animale(en el caso presente) y de enunciar el mayor número posible de cosas malas, quno le sucederán.Esto se dice claramente en el l, 16.

2) La preocupación por los niños, con que comenzamos a tropezamos en esttarén, ~s una de las más constantes que iremos encontrando a todo lo largo desta colección.

3 ) El detalle de las sandalias, aunque aquí se exagere su poder y su fortaleza, ndebe pasar inadyertido. Ciertamente era ya un preservativo contra muchas infec.

ciones, aunque en la realidad fueran de pencas de moriche y no de hierro.