75.  EREDA ETIYAKTETOK EKARE

1. Penatokon daktaino, ina rewerenkon kru  daktaino, pía-daktatai mureton e-pueti-pue panton sere.

2. Mayin yunan neke mureton yamo "Nawa keteu", "muere warante ke-kupue-teu" taure to-da tana, yuku  puen to-da; te-potorikon-da taure tana, te-daninkon-da taure tana-re.

3. Yaren yaktai amai-pon-da taurepue mureton puek: "Chia ina eten puek man;  wau; ese-wi-ri tuna chima, k-echiri-pue-teu; muere-te; enekton man, aparua yama warainoton, uruturu to esek ; ese-wi-ri, a-yenenin-kon tok.

4. Tise mureton-da maimuyuku-puen. Muere-wi uruturu yama epaka-pueti-pue mureton ra pona-re, eku-se to etesak tise to echiripueti yenin; muere-wi mureton apichipue to-da, to enepue to-da.   

5. Uruturu yama-da  mureton  enepue-sak tise, tekowanse para to darurupue rekin etawaukapue; i-puekere kanan to yewan enapue tawau-pe esemboikapue.

6. To daninkon enaposak tise, "¿Atente mureton nai?", ekamapo to-da tana, mureton eserema-puen mue poro. Tuna wak  to etepue; muere-wi to darurupue, to yewan enapue nere atawaukasak rekin eporipue to-da.

7. Pareda pra to darurupue etiñakamapue ereda-pe; mayi nere it-eperu-pe nayi, daropoire mayi, mureton yewan enapue etiñakamasak.

8. Mureton eurumatok sere, to enawatok: mayin yunan-pe pra to ichi yau, narik epori to-da epaino.

 

75. LEYENDA SOBRE EL EKARE ORIGEN DE ”EREDA"

1. Esto también, estos muchachos, es del tiempo de nuestros antepasados más antiguos, de los  primeros.

2. Estos eran unos muchachos desobedientes. Al "no seas así",  al "no hagais de tal manera", ellos  no hacían caso; se lo dijeran sus  padres o se lo dijeran sus madres.

3. Cierto día les dijeron: "Nosotros nos vamos allá; pero cuidado no déis voces dentro del  agua; no deis chillidos cuando os  esteis bañando; allí hay unos bichos, parecidos a los perros de agua, que se llaman uruturu.

Cuidado no os vayan a devorar, no os vayan a comer".

4. Pero los muchachos no hicieron caso ninguno. Cuando se  fueron a bañar, gritaron y chillaron a más no poder. Y entonces  ;  salieron los "uruturú" al encuentro  de ellos. Y cogieron a los muchachos y se los comieron.

5. Poco después de haberlos comido, fueron apareciendo flotando sólo los bofes de ellos. Y salíó también el corazón de los mismos.

6. Cuando regresaron sus madres:" ¿Dónde están los muchachos?" -No se vieron por ninguna parte. Se fueron ellas al agua  y se encontraron con que estaban  flotando sus bofes y el corazón.

7.  Eso fue lo que después se  convirtió en "eredá", sus bofes.  Y aquella como frutita que esas  hojas del agua tienen en el medio, es el corazón de aquellos muchachos.

8. Esto es para aconsejar a los  muchachos. Si ellos son desobedientes, les pueden venir males.

NOTA EXPLICATIVA

1) Una vez más aparece que hay cuentos, que expresamente los mismos indios presentan como lecciones prácticas para sus muchachos.