73. KARAWENSEK PANTONI

 

1. Pemon ichipue werisan wakiri neke; muere pona, kaimayek- kru.

2. Kaima-yek-pe tu-chi ke, ti-pai yau, ti-karimi tau chima, panton sere, te-pantoni eporipue-ya tanoman-pe-re..

3. "Nawa ichi yau, ete dai, taponka dai; inkarikok poire ete kupui sere ane... waka, arakapusa,kasupara, iyaren-re ennai. Nawa taure-da u-yawachiriton puek, u-keipuni puek". Te-tawachiri ke pra (tise, te-keipuni pra tise.).

4. Muere daktai-wi werisan-da taure: "¿E tukai-win, pipí ina piapai ketei; tare kowanne-pai nokon ; waki-pe tannai". Nawa taurepue-ya i-vina-kei pra; aire-ne dairen-pe, t-arima to-da tana, t-ewanma-kon-pe ichinin, aware-pe ichinin.

 

5. Tukare-re sena i-n-epori-re; atarikan tope yeseuruma-pueti-pue.  

6. Daire-pe-wi inkrechi noni poire ete sere. Amincha tutei, to pata-sek eporipue-da; muerete-wi yei eporipue-da, arakapusa-dek; tanno-pe epetasak ichipue. Ichuvitasak echoroka eremapue-da: ¡taich, ., pueu, tri! Manare tukowansak, esoroka-pueti erema-tuka-pue-da: ¡taich, pueu, tri!. Muere-te inkrechi yama ichipue amiku puek. ¿Sena kari arakapusa-dek-ri,~, taurepue-da.

7. Chin poro-re ete-tukapue; muere daktai epo-tuka-pue-da arumanikayek it-eperu esoroka tanataich, pueu, trou; warararak, keeeee, keeeee! Muere-te chima, tuke esoroka-pueti eremapue-da: !" taich, pueu, trou; taich, pueu, trou, trou, trou, wararak, wararak, wararak; keeeee, keeee. . ., ko. .. ko. . .!. Nawa tukai to esoroka daktai, to ataranka daktai etapue-da. Muere yenin taurepue-da kanan: "Sena kari urumanika-yek-ri?”. Inkrechi amanin-ya taurepue: ¿Yes".

8. Muere-te poi kamicha-yek eporipue-da akik-pe yesoroka daktai-re: ¡taich, pueu, pueu, wararak,: wararak, pekou, pekou, pekou! Nawa eremapue-da kamicha ataranka, te-pipue dapai non pona yesoroka.

9. Muere warante kanan tineru-yek eporipue-da; tanno-pe yechoroka manare pra: ¡taich, pueu,pueu, pueu, trin, trin, trin, tiririn, tiririn!.

10. Chinte pai yenapo datai, inkrechi yama-da arakapusa ke, iyaten ke-re (kurupara, pirata, kiapu, kamicha damon, karak) u-repapue to-da. Muere-wi u-pata-sek pona enapopue.

11. U-keipuni yewik tak yesemboikapue; muere-wi it-enchiton ye-puipue u-yak "¿pipi, av-enaposak nak-ma?” tukai. - Yure-da-wi ma-yi-pe-re taurepue-da: "I...na, yedai-wi; u-karimi ewaretek moronkan tope". Nawa taureda u-keipu- : "-1 ni yenchiton puek.

 

12. U-karimi ewatepue to-da tiratoi-kon puek; u-karimi tak-wi yure enkupue. Muere puekere u-keipuni yenchi yepui u-kare puek, muere-wi taure u-puek: "A-yen-nak enku payai, pipi", Muere puekere it-akon-pe tesen yepui, "A-den-nak enku payai, pipi" tukai kanan. Muere-wi "enkuke-wi" taureda. Muere-wi e-puekere sakne mare u-yennak to enkupue.

13. Muere-wi to ekamapopue-da: "¿E tukai medateu?”. Yukupue to-da werisan-da: " Au-yepui-te puek ina ne-pue-tai sa-ne". - U- yawachiriton potori-ya taurepue kanan :"¿Tare medan, payunu?". Yure-da-wi: "U-muei; enaposak sere; tuke a-dananoman-ten enesak-da man". Muere-wi arakapusa ke, i-repapue-da, kurupara ke-re, piroto ke-re... tatauchimbai.

14. Mere-wi u-muei-ya taurepue: "masa, tare eke; waikin chi-we-taina; yure ete tana, taponteke a-karimi tak a-nopuiton dare". U-keipuni etepue, tise waikin yama tiririmbapue-ya rekin, i-pan-pe te-setakai.

15. T -enapoi u-muei-ya taurepue:  "Aware kru yure, i-womuen; te-payunu-puen waranteren yure; waikin yama s-embe-pueti-pue-da". Sere i-maimu-ya u-yewan pokapue u-yewan enapue tepose.

16. Muere-wi taure-da: "Aware kru yure kari; nawa ichi yau etetuka-dai. ¿Muere moron-pe itesak yure, inkrechi yemari eremarepon yure? - Muere-pe-re u-karimi sewari eukapue-da aitou pare... "¿Au-te nak-ma, pipi ?" taurepue u-nopueton-da. - "Ina, ete-tuka-dai" taurepue-da; "karawen-pai enasak; a-yepotori-kon nesakorotai u-puek, tanno-pe yure tetuarimai".

17. Ete daktai werisan i-pan-pe karawimapue. Amincha enasak tise, werisan dama etepue u-pueke-re, karak ekepasak yenin. Werisan yepui etapue-da, tekaraunse nawa kaíma: "Pipí, ina piapai ketei, enapoke ina dare".

18. Tapuruka eporipue-da,  mue tak tak u-karimi ewatepue-da; ka-tau esonamapue. Muere-te chima, werisan dama yepui tekaraunse etapue-da; katau esonamapue; muere-wi i-pachí-ya t-akon ekamapo etapue-da: "Manon, ¿Aten poro-kin pipi etepue ?". -It-akon-da yuku-pue: "Se poro-re nak-ne itepue"; se poro í-karaki kenunne puek man".

19. It-ayeketi-ya taure-tukapue: "Masa, se poro i-keneta-pai: ¡kui, kui, kui!... u-yema-pue keneta-pe to yepuipue; tapuruka eporipue to-da-wi. Seporo, se poro... ka-tau kenunne puek ; mesere-wi; it-en-nak enku-paí nokon. ¡"Korok, korok!, sakne mare i-pachí takon dare to enkupue u-yen-nak.  

20. Se-te nak kare rekín "Kara-wensek" pantoní. Pemon kaimayek kru, werísan dama n-ewanma-pue; chin poro tutesen neke, arakapusa ennanin neke Guayana pona tutei.  

21. Te-karimi tau chima-re se-warante yesenumenka-pueti-pue.

 

 

73. EL CUENTO DE "KARA WENSEK"

1. Hubo un indio, del cual no  gustaban nada las mujeres y además sumamente embustero.

2. Y, siendo todo mentira y en  su sola cabeza, él encontró para sí  este cuento, que se decía estando  acostado en su chinchorro.

3. "Pues, siendo así, yo me voy  de viaje". Así digo yo y me voy  a la Guayana Inglesa a comprar escopeta, hacha, machete y demás. Así les digo a mis novias y  a mi suegro. (Y no tenía ni suegro ni novias).

4. Y dícenme ellas: "¿Pero cómo  va a ser, hermanito; no te vayas  de nosotras; vamos a vivir aquí  todos muy bien reunidos". -Así  estaba diciendo él todo al revés,  cuando la verdad era que ellas  le decían que se fuera porque hasta asco les daba.

5. Pero todo esto lo decía él inventándolo; y para hacerles reír prosiguió sus palabras.

6. Y he aquí que, efectivamente,  me pongo en viaje hacia la tierra  de los ingleses. Y ya llegué allá  y me encontré con que el árbol  de las escopetas estaba cargado de  ellas. Y las que estaban maduras,  vi que comenzaban a caer. "¡Taich, pueu, tri!" Y poco después volví a ver que caían en gran abundancia. "¡Taich, pueu, tri!; ¡ taich, pueu, tri. . . !" Y allí estaban  los ingleses recogiéndolas y arreglándolas".

Y dije yo: "¿Con que este árbol es el que da. las escopetas?"

 

7. Y caminando por allá, encontré también el árbol de los acordeones y también al tiempo que  empezaban a caer del árbol. "¡Taich, pueu, trou!; ¡warararak, keeee,  keeee!" Y poco después volví a  ver que caían las acordeones por  todos lados: "¡Taich, pueu, trou;  taich, pueu, trou, trou, trou, wararak wararak wararak; keee, kee,  ko. .. koooo!" Que así decían al  caer y abrirse.

Y dije yo: "¿Con que este es el árbol de las acordeones?" -y el inglés, que las estaba recogiendo me dijo: "Yes".

8. Después encontré el árbol de  las telas a tiempo que ya estaban maduras y empezaban a caer:  "Taich, pueu, pueu, wararak, wararak, pekou, pekou, pekou!" Así  vi yo que las telas se abrían de  su concha y caían al suelo.

9. De la misma manera encontré  el árbol del dinero, que estaba  cuajado de su fruto y empezaba  a caerse. "¡Taich, pueu, pueu,  pueu, trin, trin, trin, tirirín, tirirín, tirirín!"

10. Después, cuando me venía  de regreso, los ingleses me dieron  una escopeta con sus otras cosas  (pólvora, perdigón y pistón), muchas piezas de tela y crema perfumada. Ya me puse en camino de regreso para mi tierra.

11. Y me aparezco en casa de  mi suegro y vienen sus hijas y  me dicen: "Oh, hermanito, ¿conque ya estás de vuelta?" -y yo les digo relamiéndome: "Sí; yo  estoy viniendo ya". Y les digo además: "Colgadme el Chinchorro para descansar". Así les digo yo a las hijas de mi suegro. .

 

12. Ellas me amarran el chinchorro por un lado y por el otro y yo  me acuesto en el chinchorro. Y  viene la hija de mi suegro y me  dice: "Quiero acostarme contigo,  mi hermanito". Y viene la hermanita siguiente y me dice: "Quiero acostarme contigo, hermanito".  Y yo les digo: "Acostaos". Y ellas  se acuestan una tras otra.

13. Y les pregunto yo: "¿Cómo estais?" -y responden ellas: "Pues, con el mayor deseo de que vinieras". -"Oh, mi yerno!", dice  el padre de mis. novias -Y yo  le digo: "Oh, mi" suegro; estoy regresando; te traje muchas cosas".  Y, al decirle esto, le entrego una  escopeta, cajas de pólvora y de  plomo a mi gusto.

14. Y entonces dice mi suegro:  "Espera aquí, me vaya matar un venado; tú espera aquí acostado en el chinchorro con tus  mujeres". Y mi suegro se va; pero,  caramba, mi suegro lo que hizo  fue espantar los venados y enfadarse bastante.

15. Y mi suegro regresó diciendo: "¡Vaya infeliz; como si no tuviera yerno, lo único que hice fue espantar los venados". Y estas sus  palabras me dolieron como si me  hubiera clavado el corazón.

16. Y entonces digo yo: "¡Qué  desgraciado; me vaya marchar otra vez! ¿Para eso fue que yo vi y conocí el camino de los ingleses?" -y al momento desama-  rro de dos tirones mi chinchorro  y.. ." ¡Oh, hermanito!; ¿pero esto es que te vas?", dicen mis mujeres. -"Sí, ya me voy, digo yo;  se me han puesto ganas de llorar;  vuestro padre se enojó contra mí,  produciéndome mucho disgusto".

17. Pero al ponerme en marcha,  las mujeres se ponen a llorar. Y  cuando ya estoy bastante lejos, las mujeres se van detrás de mí  porque me di con crema perfumada. Y las mujeres vienen diciendo y llorando: "Hermanito, no te vayas de nosotras, vuélvete con nosotras".

18. Y yo mientras tanto llego a  un rancho y cuelgo mi chinchorro  y me escondo en lo más alto. Y  estando allí oigo que las mujeres  vienen llorando y que la mayor  le pregunta a su hermanita: "Buena moza, ¿por dónde se habrá  ido?" -y le responde la más pequeña: "Parece que se fue por  aquí; por aquí está oliendo al perfume de él".

19. Y vuelve a decir la mayor:  "espera, vamos a olfatear por  aquí". ¡Kui!, kui, kui! ellas vienen olfateando mis pisadas; y llegan rancho y dicen: "Por aquí arriba está oliendo; míralo aquí está;  vamos a acostamos con él". ¡Ko-  rok, korok! y las dos hermanas a  la vez se me meten en el chinchorro, la más pequeña y la mayor.

20. Hasta aquí llegó el cuento Karawensek, un indio embustero, que siempre fue despreciado por las mujeres, que nunca se fue de viaje a parte ninguna y que nunca compró ninguna escopeta en la Guayana.

21. Estando acostado en su chin-  chorro él pensaba y decía todas

estas cosas.

 

NOTAS EXPLICATIVAS

1) Es, a mi ver, muy notable este cuento de pura introversión. Este era un indio que se consolaba inventando situaciones posibles y totalmente distintas de las que él vivía.

2) La suposición de que hay árboles que crían escopetas, acordeones, piezas de tela, etc., no es que los indios lo crean, pero lo fingen para engañar a los más simples y para ridiculizarse a sí mismos en cosas semejantes.