72. PANTONI TE-PAKARA-RI AMUMPANIN

1. Patre dama epatamapue daktai te-kowama-kon-pa Manak-kre po, sereware esatipuetok nayi Santa Elena del Uairen, ti-yepui-kon karaiva dama atapichipue paka dama, kabare dama-re ekamai.  

2. Karaiva dama-da pakara enepueti-pue t-arata woinokon, paka pipue sakarimasak, t-emenu kenak; puek-re pemon dama atamuipapue.

3. Tise pemon ichipue to yentai atamuipasak pakara; muere  yenin enna-te yenapue i-pekek-pe-re tise. Muere puenise Remonota poire, Surumu mue-vinakei itepue.  

4. Karaiva piak tesemboikai,  " tuyare man", taurepue-ya. Muere-wi karaiva-da taurepue: "Waki-pe, man ¿senakamaiau-yesak- ?" –Pemon-da yukupue: “Ina; senakamai yesak sere, u-pakara-ri ennai". - "Ina-pe man" taurepue karaiva-da.

5. Kapui kaichare pemon esenakamapue. Kapui ataretika tana, amincha mare t-enapotok ekusakyenin, t-wekuchi teremai, karaiva puek pemon-da taurepue: "U-  kuentayi i-koneka-u-ya puete puek edai u-yewik tak enapo tope".  

6. Karaiva-da pemon ekamapopue: "¿E puete au-chi-ma a-trabasoyi pekpue-pe?; ¿pan nak-ma kamicha,, kasupara,kurupara, pirata nak-ma?” - Pemon-da yukupue: "Ake, muere dek neke; u-pakara-ri-ten rekin puete puek edai, muere puenise esenakamai yesak".

7. Muere-wi karaiva-da i-repapue pakara waki ke, mennak, waki-pe imenukasak-ke. Pakara it-en-nau tise, tatauchimbai pemon eseratepue. Tise karaiva-da pemon, puek taurepue: "It-omba-pe a-nopue kamichari-ten areke, pan yen areke nere; supara mure areke-rike kurenne enasak dau a-wei-muruyi-pe e tope".

8. Pan yen sak-pe pemon enapopue awene-pe; tise te-pakara-ri puek yatauchima-pueti-pue; eparerere erema-pueti-pue-ya ite tana. Ti-karimi eware tu-ya-pe t-enu , kaichare i-ripue-ya erema-pa: i-menuton erema-pueti-pue-ya.  

9. T-ewik tak yenaposak daktai, tuke kachiri konekasak i-nopueichipue; kamicha puek i-nopue atauchimbapue, pan yen puek-re. Tise pemon te-pakara-ri puek rekin atauchimban puek ichipue. .

10. Arine-pe pemon dama ichipue i-pakara-ri enna-te puek. Tise to maimu yu-pueti-pue-ya. "Se-waraino puete puek av-ichi-kon yau, karaiva piak metetei ennai; teukin kapui tesenakamai", taure- pueti-pue-ya: "u-yesek i-puek tise,  

puenima-da".

11. Tukarenkon pemon dama enna-te puek ichinin, donama puek esenumenkapue; tise t-are i-pinumpa-pueti-pue-ya eparere; ite tana, t-ewik tau i-nonkapue-ya neke; mua dak tu-te daktai, konoi puek, tu-te daktai, wonun sena tu-te daktai t-are are-pueti-pue-ya.

12. Muere kaichare supara mure yarimamapue; muere-wi i-maimu-ten yepuipue. Muere daktai, pemon-da i-maimu eta-te puek ichi- tana, "u-pakara-ri eneke" taure warante etapue-ya.

13. Muere puenise pemon keimurumapue. Supara-da "u-pakara-ri eneke" taure kaichare, pemon sakorotapue: "A-pakara-ri neke sere, u-pakara-ri; a-pakara-ri-ten puete puek av-ichi yau, karaiva piak tutei, teukin kapui mesenekamai-  wi".,

14. Supara-da pemon ekanunkapue pata yayukapui rawere te-maimu ke: "U-pakara-ri eneke" tauron ke; muere-wi pemon-da edanomapue "nawa taure puek au-kowam-pueti yau, a-muerketi-ya" tukai. Yetenu kaichare, nawa taurepue i-puek.  

15. Esetaka tana supara maimu  puek, iyaren yaktai pemon-da taure-pueti-pue: "Muere kekai-ri; karaiva-da "a-wei-muru-yi-ri-pe nichii" taurepue netai; Aten daire wei etok mekamai kini, Yure temanembai pra eke "u-pakara-ri ene- ke, tukai"; a-mue s-akenin".

16. Tise supara ekanapui-puen, yetenu kowankapue achiyu po ema-tuka-pue-ya chíakere: "U -pakara-ri eneke", Muere nawa ichinin, yaren yaktai pata yayukapui pata-pe supara eserate tana, pemon, emasakapue kasupara it-en-nau, muere-wi i-muerketipue-ya.

17. Muere daktai rekin pemon  enapue konsera-re. Tauron panton.

 

 

72. UN INDIO, SU BOLSA  Y SU GALLO

1. Cuando los misioneros se establecieron a vivir en la loma de  Manak, en lo que hoy se llama  Santa Elena del Uairén, empezaron a llegar los brasileños a ofrecer ganado y caballos.

2. Los brasileños traían unas chácaras terciadas al hombro, que  eran de cuero curtido y repujado muere  con variedad de dibujos, que llamaban la atención de los indios.

3. Entre los indios hubo uno,  que se propuso conseguir para  una de aquellas chácaras o "buruacas", costara lo que costara. Y   con este fin se fue a trabajar a "Remonotá", más allá del río Surumu.

4. Presentándose al "karaivá",  le dijo: "Aquí estoy yo". -"Muy  bien, le dijo el karaivá; ¿vienes  a trabajar?" -El indio le contesto: “Sí, vengo a trabajar para  comprarme una chácara". -"Está bien", le dijo el karaivá.

5. El indio estuvo trabajando  una luna entera. Y terminada la  luna y estando cerca el día en  que debía aparecer de regreso en su casa, según el "vikui", le dijo  el indio al brasileño: "Quiero que  me arregles la cuenta para regresar a mi casa".

6.  6. El brasileño le preguntó: "¿qué  es lo que tú quieres de pago por tu trabajo: sal, tela, hacha, machete, pólvora, guáimaros... ?" -El indio le contestó: "Nada de eso; yo vine a trabajar para comprarme una chácara"; no quiero,  ninguna otra cosa".

7. Entonces el brasileño le dio  una chácara nueva y muy bien  dibujada. Y el indio se iba enteramente satisfecho. Pero el brasileño, sabiendo que aquella "buruaca" no equivalía al trabajo del  indio durante un mes, le dijo:  "mira, cuñado; llévate también  un corte de tela para tu mujer y  un saco de sal; y llévate también un pollito para que te sirva de reloj".

8. El indio regresaba muy agobiado con el cargamento de sal;  pero se alegraba con su chácara,  que miraba a cada momento. Y  cuando colgaba su chinchorro,  siempre la ponía de frente a él  para estarla viendo; no la perdía de vista y repasaba cada uno de sus dibujos.

9. Cuando regresó a su casa, la  mujer le tenía preparado mucho  kachirí; y ella se alegró con el  corte de tela y con el saco de sal.  Pero el indio toda su alegría la  tenía en su chácara.

 10. Muchos indios quisieron comprarle la chácara. Pero él siempre  les contestaba: "una chácara como  esta se compra yendo a trabajar  un mes con un brasileño; esta yo  no la puedo vender porque tiene  escrito mi nombre..."

11. Cuando él vio que todos los  indios querían comprarle su chácara, más bien trataba de esconderla; pero él la cargaba siempre consigo y nunca la dejaba en casa cuando iba al conuco, cuando iba a pescar o a cazar y cuando andaba de viaje.

12. Pero mientras tanto, el pollito aquel fue creciendo. Y he  aquí que, cuando le vino su voz,  reparando el indio en lo que decía, le pareció oírle decir: "¡ U-  pakara-ri eneké!" (Tráeme mi chácara).

13. El indio se puso receloso.  Y cada vez que el gallo decía:  ¡ U-pakara-rí eneké (Tráeme mi  chácara), el indio le replicaba airado: "Esta chácara no es tuya;  esta chácara es mía. Si quieres  tener tu chácara, vete a trabajar  un mes con un brasileño",

14. Como el gallo insistía desde  antes de amanecer con su palabra: "U-pakara-rí eneké", el indio  comenzó a amenazarlo con que  le iba a cortar el cuello: "Si continúas diciendo así, te cortaré el  cuello", le decía cada vez que  el gallo cantaba.

15. Otras veces el indio le decía: "No digas eso; el brasileño  me dijo que tú serías mi reloj;  dime la hora que es y déjate de  molestarme con la chácara. Mira  que te voy a cortar el cuello",

 16. Pero el gallo no desistió de  su palabra y decía siempre y cada  vez más claro y con más freuencia: "U-pakara-rí eneké". Hasta que un día, a la primera que lo dijo antes de amanecer, el indio se levantó, cogió su machete  y de un solo tajo le cortó el cuello.  

17. Así quedó tranquilo el indio  con su chácara. Así dice el cuento.

 

NOTAS EXPLICATIVAS

1) Este cuento, como se deja ver por su misma introducción, es de fecha reciente. Conozco al autor y sé que básicamente inventó este cuento para reírse buenamente de mí, que no dejaba "la buruaca, que me había regalado un brasileño", ni a sol ni a sombra. Y también reparando en mi costumbre de querer saber qué dice cada uno de los pájaros cuando canta.

Esa tal "buruaca, chácara o pakará" bien merecía los honores de un cuento, pues no había indio que escapara a la curiosidad de preguntarme qué llevaba yo en ella. Nada que sirviera para la caza o la pesca. Y era -les decía yo- mi bolsa de caza; pues llevaba cuaderno y lápiz en ella y mi caza eran las palabras de los indios.

2) El "vikui" es un cordelito con nudos o un palo con dientes a manera de sierra, que los indios usaban por aquellos años para llevar sus cuentas; tales como de días detrabajo, días de viaje y regreso a sus casas, etc. En el caso presente, la mujer podría tener en su casa una cabulla con x nudos y el indio tendría otra semejante. Cada día irían desatando un nudo y el último era el día de aparecer el indio de regreso y, por lo tanto, de que la india tuviera preparado su kachirí o bebida fermentada.