63. PIASAN-DA MORONO ANUMATEPON

1. Piasan-da morono apichipue  panton sere. Morono-tepuy pona itepue; muerete chima, wei yana daktai morono apurum-pueti eremapue-ya. .

2. Morono esanon-da piasan eremapue, morono apichi-te pueken putupue to-da; muere-wi taurepue to-da i-puek: "Morono puete puek av-ichi yau, pente ke apike, mosanipue yei puek teputei; ese-wi-ri i-poti a-wini-kei k-irii".

3. Muere-wi, pente enkei-pe epichak ke, nosan-pe yei puek teputei, morono api chena piasan etepue inere Morono-tepuy pona.  

4. Muerete tise, ikowamapue morono apurum-pueti nemueki puek.

 

5. T-eseru poro morono eserare daktai, piasan-da te-pente-ri enkapue morono kare puek; muere-wi, te-pente-ri tak, karik warante ikasak, morono esekamapue.

6. Muere tise, i-sanon-da ekamapue dawere, chin winikei i-poti tise, tu-winikei morono enepuipue-ya piasan-da.  

7. Muere waraino muere. Madonkon piau ichi muere pemon-dama-da taure, t-edatonon wetok-ten ta to-da. Muere ke pokarenkon yamo te-repareponkon neke chi yau. Aitou pare we to-da wen pai tu-chi-kon dau.

 

63. DE COMO UN PIACHE  COGIO EL MORONO

1. Hubo un piache, que cogió  el "moronó". El se fue al Cerro  del Moronó y allí vio el moronó; vió que cuando el sol calentaba saltaba el moronó.

2. Los dueños del moronó vieron que el espíritu de aquel piache quería el moronó; y entonces  le dijeron esto: "Si quieres coger  el moronó, cógelo con un garlito,  puesto en un palo largo". "Y después, ten cuidado de no poner nunca su punta mirando hacia ti".

3. Entonces el piache se fue a  coger el moronó con un garlito de tejido muy espeso, al que puso un mango muy largo de palo.

4. Se fue al Cerro del Moronó  y allí se estuvo esperando a que el moronó saltara.

5. Cuando el moronó empezó a  saltar, el piache alargó su garlito,  tejido al modo del "karik", y el  moronó se metió en el garlito.  

6. Entonces lo fue trayendo hacia sí despacio; y según le habían advertido, lo cogió de tal modo  que la punta estuviera hacia allá.

7. Eso es así. Eso lo tienen los  piaches de los madonkón para matar a los enemigos. Ellos flechan  o clavan con él a los que no les  respondieron y a los que no les  dan lo que ellos piden. Y matan  repentinamente con sólo apuntar con el moronó al que quieren matar.

 

NOTAS EXPLICATIVAS

1) Estas referencias, complementarias del cuento anterior, vienen de un piache pemón.

2) Cierto o no, estos relatos manifiestan la idea, que los pemón tienen de los que ellos llaman madonkón. Ciertamente los tienen por muy bravos y poseedores de poderes extraordinarios. ¿Piensan ellos lo mismo de los

pemón?

3) La única referencia personal, que yo puedo dar por un breve contacto  que tuve con dos pequeñas parcialidades de ellos en el río Paragua y en

río Caroní, es que nos resultaron molestos en registrar todas nuestras cosas y muy guasones en sus gestos y palabras. ~