8. AWOINERIPUE ESERU

 1. Pemon-etepue t-ombaton piak;

2-Tise it ombaton etikasak ichipue. Muere tise, pemon ka-tau atapontepue t-enchiton dare.

2. Muere warupue-ri tau awoineripue yepuipue, ka-tau pemon atapontesak tese. ¡Werok!, pemon dama etikasak pona ewomapue; muere-wi to eruakichi achi-ya, muere- wi apue-ya kaima: "¿Kanaima nak woki echoritasak nai?". Muere warante-re tiyaren eruakichi pona ite-tuka-pue; apuepue-ya nere kaima:  "¿Kanaima nak woki echoritasak nai”...

5. Tukare-re to eruakichi apue tepo, t-uayi yuapue-ya: "¿Kanaima nak wayi tare nai?", kaima; ¡Woroi!, anumapue-ya; muere-wi to iketesak yenin, sori-pe t-uoki ichinin, i-manuma, t-uayi tumba-re: "¡Sein, tiriririn; sein tiririn!.

4. T-uayi tumba-ya tepo, poro pona yepakapue; epakasak tise, ¡aichoron! pemon utepue i-wayi anun sena; ¡woroi! anuma-ya-re, te-karimi tak enku-tukapue, "¿Tare nak  kanaima wayi nai?" kaima, awoineripue ewon-tuka-pue, t-uayi yua-ya, tise ante ichipue.

 

 5. Muere tise, eneton, kusari yama, waira yama, kaikuse yama, i-n-apuemasan yepuipue manun sena; tise awoineripue-da taurepue to puek: "U-wayi epotek"; muere-wi "moro, moro, s-eporii" kaima to emanumapue.

 

6. Muere daktai pemon-da pichau poyipue tumbapue-ya; muere-wi to ataremo-pueti-pue; to ataremo-pue-sak tise, pemon yutepue; muere-wi tekatunse t-ewik tak  miyukupue.

 7. Tise pemon putapue puek  awoineripue etepue, t-uayi puenese-re. Tise pemon-da, te-mua-ri yak ete pata-pe, awoineripue wayi maikapue tapui waipapue pona (dasa-nak); t-enchiton puek taurepue-ya: Awoineripue yesak dau, i-wayi ke-s-ekamateu...

8. Mua dak pemon etesak tese,  awoineripue yepuipue tapui meda tak. It-akon karauma yenin, i-pachi-ya taurepue: "Chinek kanaima wayi maikasak papai-ya", awoineripue-da eta tanna.  

 9. Muere daktai awoinerique ewomapue: “¿E kin ta-u-ya nokon mayi? Ane, ane. .. muenek papai-ya tapui daratepue", ta ina-da. "¡Ake, daire mare kamadatei". Tise kin ¿"chinek papai-ya kanaima wayi maikasak" eta-da mayi?, taurepue awioineripue-ya

10 "U-wayi ekamatek, muran chi-rinin a-nta-kon dak”, taure-tuka-pue-ya. Muere-wi narike to ichipue. Muere yenin: "Chine eremake", taurepue to-da. Eremai enkupue; ¡woroi! i-moka-pue-ya-re; "a-nta arankake", taurepue kanaima-da; muere-wi muran pakamapue to muta dak. ¡Pasan! to etikapue.

11. Muere-wi awoineripue to pia itepue t-uayi tumba-pe: ¡sein, tiriririn; sein, tiriririn!... To yun esemboikapue etikasakon pona-re.

12. Awoineripue enek-pe ichi; warupue nau tuyesen etikasakon pona, yunatesakon ti-woki-pe to ichi; to eruaki, kachiri-yen-pe.

 

EL INDIO QUE VIO AL A WOINERIPUE

1. Un indio se fue de viaje acasa de sus compañeros.

 2. Pero, llegado allá, se encontró con que estaban muertos y enterrados en la misma casa y los otros se habían ido.

 3; No obstante, el indio posó allí con sus dos hijas, colgando muy altos sus chinchorros.

 4. Aquella noche, estando el indio acostado arriba, llegó erawoineripué. Entró en la casa donde estaban enterrados los indios; con una varita puyó las sepulturas y probó diciendo : "¿Ya se enfuertó o agrió la bebida del kanaimá?".

 5. De la misma manera fue probando de todas las sepulturas y diciendo: " ¿ Ya se enfuertó la bebida del kanaimá ?"

6. Después que hubo probado de todas las sepulturas, se puso a buscar su pito diciendo : "¿Está aquí el pito del kanaimá?"

7. Cuando lo encontró, alegre porque su bebida empezaba a enfuertarse (los cadáveres estaban en descomposición), se puso a bailar alrededor de las camazas de su kachirí (las sepulturas) y tocaba su pito: "¡sein, tirirín; sein, tirirín !"

8. Después de tocar su pito, salió fuera a ver si venían sus compañeros al baile, dejando allá su pito. Entonces el indio se tiró de un salto al suelo y cogió el pito; y volvió a encaramarse a su chinchorro.

9, Diciendo: "¿está aquí el pito del kanaimá?", el awoineripué volvió a entrar en la casa; se puso a buscarlo, pero no lo halló.

 10, En esto llegaron sus compañeros : venados, dantos, tigres, zorros y toda clase de animales nocturnos, que él había convidado. Y el awoineripué les dijo: "Buscadme el pito, que se me perdió".

 11, Entonces todos aquellos bichos y animales se pusieron a bailar y cantaban a coro diciendo: "Este, este; lo encontré". Pero nada que aparecía.

 12. Pero entonces el indio tocó una camaza vieja, que había colgada del techo. Con este ruido los bichos cayeron en tierra, y después echaron a correr despavoridos.

13, Cuando los bichos huyeron, el indio arrebujo a toda prisa su chinchorro y el de sus hijas y se regresaron a su casa corriendo.

14. Pero el awoineripué les fue siguiendo los pasos por causa de su pito.

15. Al día siguiente, antes de irse atconuco, el indio escondió el pito en la cumbrera de la casa entre la palma y les dijo a sus hijas: "Si viene el awoineripué, no le mostréis su pito",

16. Después que el indio se había ido al conuco, el awoineripué se llegó calladamente y se arrimó a la pared de la casa"

17. En este momento la niña más chiquita estaba llorando y para acallarla, su hermana mayor le dijo: "Cuidado no venga el kanaima a buscar su pito, que escondió papá en la cumbrera de la casa".

 18. Entonces el awoineripué entró y les preguntó: "¿Qué es lo que estabais diciendo?". "Nada, respondió la hija del indio. Pues, pues, pues yo decía que mi papá me había armado esta casa".

19, "¡Qué va, dijo el awoineripué; tú estás diciendo al revés. ¿ Acaso no te oí yo decir: el pito que escondió papá en la cumbrera de la casa? Ya

 me lo estáis mostrando o si no, os meto veneno en la boca.

 20. Entonces la india, mostrándoselo con la mano, le dijo: "Míralo allá". Y el awoineripué se encaramó hasta la cumbrera de la casa y se lo llevó.

 21. Cuando recobró su pito, el awoineripué les arrojó veneno (werupué) a las hijas del indio en la boca y se alejó corriendo y tocando su pito: ¡sein, tirirín; sein tirirín!

22. El indio regresó del conuco; pero encontró a sus hijas muertas.

 

NOTAS EXPLICATIVAS

1. La base de esta macabra narración es la creencia, que los indios tienen metida hasta los tuétanos, de la existencia de los kanaima, a quienes ellos atribuyen casi todas las muertes.

 2. Piensan ellos que los kanaima son indios rivales, que a veces se metamorfosean en animales por medio de sustancias mágicas (murán) .Después que matan a los indios, enloquecen por un espacio de tiempo, viven con los animales y practican actos de necrofagia como los aquí descrictos y otros.

3. Preguntados los indios, que me refirieron esto, sobre la figura del tal awoineripué, me dijeron que tenía ojos grandes y brillantes y que probaba o cataba el estado de los cadáveres como los muchachos cuando puyan las colmenas.

 4 Esta fantasía pudo brotar en los indios por la observación deficiente ya la vez exaltada de animales necrófagos, de hábitos nocturnos y de ojos fluorescentes. También es probable que se refieran a los fuegos fatuos, que se desprenden normalmente de las sepulturas, máxime siendo los enterramientos tan superficiales como solían ser los de los indios. Que, como aquí se dice, solían ser en sus casas.

5. El clásico coco de las niñeras aparece aquí en el v. 17.

6. El veneno werupué, es aplicado a ciertos vegetales. Generalmente es el bulbo; reducido a puré pastoso, el que se aplican en incisiones epidérmicas. A veces lo usan a la manera del piache: impregnan una cuerda en esta sustancia, la introducen por la nariz y la sacan por la boca.

 Una gran epidemia de fiebres perniciosas, que se desarrolló entre estos indios el año 1946 y que coincidió con una gran sequía y grandes quemas de las montañas, fueron atribuidas por los indios a la quemazón de werupue-rí de los kanaima.