1)   Sakne pemonton toron dama pue puek ichipue kurak dai; i—rui saraurai-yek pona enkupue, non po it-akon chima.

        

            2) Tise ture—tau Piaima etenumapue.

        

            3)   Muero-wi i-rui-ya it—anon puek taurepue—ya : « Piaima ke—maimuyukui », tauresak—ya tise, it-akon—da Piaima maimuyukupue eteenu kaichare, ¡okoro, okoro! kaima.

        

             4)  Muere nawa ichinin Piaima etéenu mincha pra eseta; muere—wi t—akon kare puek yepui yenin, ”u—yak enkuke”, i-rui-ya taurepue.

        

            5)   Muere tise  Piaima yepuipue “¡i, i, i!”, kaima; muere—wi etamapue:¿Atant-te-kin u-kamok nai, piai?” (Aten-te-kin u-wotoro nai? tatok-pe). “Navare”, pemion-da taurepue. Muero—eo kru man a-dau; ekama-u-ya pra av—ichi yau a-poka-da”.

        

            6)   Muere—wi pemon esenarimapue, muere yenin pavi pakamapue—ya. Tise, “‘ake, u—kamok neke muere”, taure—tuka—pue—ya Piaima—da.

        

            8)   Inare arauta pakamapue—ya; tise “Ake, muere neke”, taurepue Piaima—da.

        

            9)Ivarka pakama-tuka-pue-ya; tise “ake, muere neke”, tautre-tuka-pue-ya Piaima—da.

        

         10)     “Sere rekin, ante man”, pemon-da taurepue-ye, t-akon  puenima-ya; tise “ake, a-dakon pakamake, u—kamok, piai; nawa pra a-poka~da”, Piaima—da taurepuø.

        

           11)   I-takon pakama-ya warante pra, Piaima-da te-kunwa-ri enumapue-ya ka-tak; enapo daktai pemon dakon pokapue-ya; pemon ewasuka~—pueti—pue; pareda pra yerikipue, ¡pasan!

        

           12)   Muere nawa ichinin pemmon—da t—koni-pu pakamapue-ya; tise emado-pe t-enna saramo-pueti-pue-ya, muen apakasak ere-pa are-ya dau.

        

           13)   Muere daktai Piaima—da kurena t-kachi dau arauta kamapue-ya, ivarka-re, wora-re, pemon-wi domba-re. Muere-te pai arepue-ya tureta were; tise i-rui itepue Piaima puekere yatasuka erema-pe, t-akon mueni amikupue tambachike dak.

14- Piami t-ewik tak ereutasak, te-champue-ri nonkapue-ya te-nopue piak, “kamok, nosantan, konekake”, kaima.

 

15- Tise mue dak Piaima itepue; i-te pata-pe te-nopue puek taurepue: “Wi tachi-pe entanan tope, yei keti-da dau entanandok memboi; mesere rui yesak dau, embukuchima ke mueukai" Tise pemon ichipoe tesonanse Piaima maimu eta puek.

16-Muere daktai Piaima nopueda pemon aketipoeya rinte pa; tise emadope tuna wak itepoe.

17-Muere daktai pemon ewomäpoe; ¡woroi! embukuchima mokapoeya it anomampe Piaima weuka pa.

18-Muere tise, Piaima nopue yewomä tanna, i weukapoeya embukuchima ke; muere wi ¡pasan! yataremopoe; muere wi charamoputipoe, eine dak ekamapoeya....

 

 

 

19-Yekurama tanna, Piaima-da yei keti-pe yepui esetapue; muere yenin i-nopueekuramasak wikapue; muere-wi esonamapue.

 

20-Piaima yepuipue –tentana pona-re. “Entana tope, achike, nosan”, taurepue-ya te-nopue puek. Yesemboikka warante pra, tuna wak itesak kaima ichipue.

 

21-Entana tanna esantepue; muere-wi i-putupue-ya: “Nosanton rintesak to-da muere”, taurepue-ya. “Nawa a-wotoro dokoi menai u-kai nak?

22-Muere nawa ichinin, embukuchima yuapoeya; tise eputu pra ichinin, poro pona epakapoe eremai. Muerete re pemon ichipoe; muere wi Piaima weukapoeya nere;

23- muere wi teriki patape Piamada taurepoe: uy anoman embukuchima amamasauya; tapai tannope tuna uma kupui, yumasak dau, tunada a yenna dapai moka". 

 

EL EMBUKUCHIMA DE LOS PIAIMA

 1. Dos indios se fueron a flechar pájaros con sus  cerbatanas. El mayor se subió al árbol saraurai,

 pero su hermanito se quedó en tierra.

 2. Mientras el hermano mayor estaba en acecho de los pájaros, oyó muy lejos, en la montaña, a Piaimá, que estaba haciendo reclamo, cantando como una gallina de monte: jokoró, okoró ! 3. Entonces él avisó a su hermanito y le dijo: "No contestes, que ese es Piaimá." A pesar de habérselo advertido, su hermanito no hizo caso y repitió : jokoró, okoró! 4. Al poco tiempo se oyó el grito del Piaimá más cerca. Comprendió el indio que el Piaimá venía al encuentro de su hermanito y le dijo: "Súbete acá", 5. El Piaimá llegó gritando: j i, i, i! y se anunció diciendo "¿Dónde está mi carnaza?" (por decir, mi presa) .Pero el indio mayor respondió: "Yo no sé".

 Pero el Piaimá replicó: " Ahí está; yo sé que tú la tienes; si no la tiras, te flecho".

 6. Entonces el indio se llenó de miedo y arrojó un paují de los que él había cazado. Pero el Piaimá dijo: "No, esa no es mi carnaza".

 7. De nuevo le arrojó una pava. Pero el Piaimá dijo: "No; esta no es mi carnaza".

 8. Después le arrojó un araguato. Pero el Piaimá dijo lo mismo: "No; esta no es mi carnaza".

 CESAREO DE RME ~DA 190  ~

 9. Después le arrojó un mono. Pero el Piaimá dijo

 lo mismo: '.No; esta no es mi camaza".

 10. "Pues eso sólo es lo que tengo", dijo el indio,

 celando a su hermano. "j Qué va valecito; tírame a

 tu hermano, que esa es mi camaza, dijo el Piaimá ; o si no, te flecho".

 11. En vista de que el indio no le tiraba a su hermano, el Piaimá metió una flechita en su cerbatana, sopló y la lanzó muy alta y, al descender, se le clavó al hermanito del indio. Al muchachito se le aflojaron las vísceras y murió al instante.

 12. Entonces el indio arrojó a su hermanito; pero le dio varias cortadas en las manos para poder seguirlo por el rastro de la sangre.

 13. El Piaimá metió en su guayare al mono, al araguato, a la pava y al paují y también al indiecito. y se alejó a grandes zancadas a través de la selva. Pero el indio lo fue siguiendo por el rastro de la sangre y recogiéndola en una planta, llamada kambichiké, que por eso es de color rojo como de sangre.

 14. El Piaimá, llegado a su casa, tiró el guayare junto a su mujer diciéndole: " Altota, prepara la camaza".

 15. Después el Piaimá se fue a su conuco. PR-ro antes le dijo a su mujer: "Vendré a comer a mediodía; cuando oigas que yo regreso, sácame la comida ; y si viene el hermano mayor de éste, ahuyéntalo con nuestro embukuchimá. (El no se daba cuenta de que el indio estaba escondido oyendo sus palabras).

 16. Entonces la mujer del Piaimá descuartizó al indiecito para comerlo; pero antes se fue a buscar agua.

 17. Ida ella a buscar agua, el indio penetró en la TAURON PANTON 191 casa, encontró el embukuchimá y se lo cogió para  sí, para ahuyentar a la mujer del Piaimá cuando  regresara.

 18. En esto, regresó la mujer del Piaimá. Pero al entrar en la casa, el indio le arrojó embukuchimá y la derribó en tierra. Después la descuartizó y la echó en la olla.

 19. Cuando la olla estaba hirviendo, se oyó al Piaimá, que venía golpeando los árboles. Por eso el indio, a toda prisa, apartó la olla, ya hervida, del fuego y corrió a esconderse.

 20. El Piaimá, muy ajeno a lo que pasaba, vino directamente a comer. "Ven a comer, altota", dijo llamando a su mujer. Como la mujer no apareció, pensó que se habría ido a buscar agua y se puso a comer solo.

 21. Cogió un pedazo de la región pelviana y, apenas lo hubo probado, le dio como un tósigo en la garganta y se dio cuenta de todo. "Esta es la altota, que me cocinaron", dijo. y después dijo llorando : "Altota, ¿acaso te dije yo que cayeras debajo de tu misma presa ?".

 22. Entonces se puso a buscar su embukuchimá y como no lo encontró, salió fuera a mirar. Allí se encontró con el indio, que le arrojó encima el veneno, y cayó muerto en tierra.

 23. Pero antes de morir el Piaimá, le dijo: "Tú me robaste mi embukuchimá; ahora va a crecer el río y el agua te quitará mi embukuchimá de la mano.

 24. Pero el indio, que era piache, se puso a rehacer a su hermano.

 25. Fue ligándole unos miembros con otros con bejuco "alambrito", y después le metió la sangre que había recogido. Lo tapó con una esterilla y poco 192 P. CESAREO DE ARMELLADA ~ra

 ldo

 al

 i y

 la

 al

 !So

 lel

 después el muerto sintió una trepidación como de

 fiebre, sintió calor y empezó a sudar .

 26. Entonces el indiecito se incorporó y le preguntó a su hermano: "Qué me estás haciendo?". "Nada, respondió el piache ; el Piaimá te descuartizó y yo te estoy rehaciendo".

 27. Después de esto, regresaron a su casa. Pero mientras iban, cayó una lluvia torrencial hasta el amanecer. y al pasar el río, a nado, la corriente, que era muy fuerte, les arrebató el embukuchimá de las manos, según lo había dicho el Piaimá.

 [lO jo ó, a ela a, I: u NOTAS EXPLICATIVAS y e !1. Se dice aquí, sin decirlo, que los piaches están dotados de poderes extraordinarios.

 2. El mundo de los Piaimá, en general, está concebido por los indios como un mundo al revés. Los ratones y ratas ~n sus venados y dantos; los hongos, su pan o casabe; su fuego, palos con substancias fosforescentes; sus chinchorros, los bejucos; sus flechas son de cera; sus hachas sOn los morrocoyes; sus garabatos, las culebras; a su conjuro, aparecen las culebras de agua que les sirven de puente; trepan a los árboles con los pies hacia arriba y la cabeza para abajo.

 3. Como en las costumbres, también en las palabras suponen los indios un mundo al revés. Así vemos en este cuento que a su mujer la llamaba "altota"; a su presa, "camaza". En otras narraciones se oye el Pitimá decir piai por petoi (compañero) ; mamirí por muré (niño) ; aruá por ruikó (hermano mayor) ; etc. Los piaches en sus cánticos de piachería les atribuyen otras varias palabras. N o sabemos SI son puras invenciones para hacer reír, para rodearse de un esoterismo misterioso, o si son reminisc~ncias de palabras antiguas, desusadas en la actualidad.

 4. Las maldiciones, como los buenos deseos, se anuncian normalmente en forma de cosa actual y presente, no en forma desiderativa.