WAN PACHI

 

 

 

 

 

5-Wan pachi adontepoe it awopuiya anai yeuku puek e tope. – “Tukare

re i puek michii”, taurepoeya.- “Inna”, maimiyukupoe wan pachiya.

6-Muere wi it awopui itepoe mua dak, i adonteya tepo. Muere wi wan pachi eseraktepoe anai kare puek;

7-Teukin rekin anai epapoeya, tise tuke eukumapoeya; muere yenin sak re re it en wai yak entepoeya.

8-It awopui mua dapai yenapopoe; te pase puek yenaikapoe; mo re ichi

yenin: ¿Kachiri puek kin michii? taurepoeya.- “Kachiri pueken neke amare” tauretukapoeya teramai pra.

9-Muere nawa ichinin, i pase enaikapoe it en tak muere yenin eseraktepoe t wokiyen amorika sena. Muere wi amorikapoe ¡dok! kaima;

10-Muere wi it awopui yemekun pona apurumapoe; yechirikasak

apuepoe nosantonda; avekupe kru ichipoe. Muere wi "teremai pra taurepoeda mayi" taurepoe wan pachi

dawopuiya, "moripe kini tise, arikepe amare tise".

11-Tise wan pachi ekonsekapui

puën (enaka puen).

12-”¿E kaima a woki konekasauya mayi?”, ekamapoe nosantonda, tise i maimiyukupoeya neke.

13-Tise wan pachi tiyemu yepuipoe; muere wi i puek taurepoeya: "U yewik

tak enapo kupui sere; e puek pra re tenaikasen nosanton epueti".-

14-"Nawa tise re, ketei" ti tiyemuya taurepoe i puek; "nosanton eseru muere", tauretukapoeya.

15-Tise wan pachi enaka puen.

16-Wei etachika yenin adan dama puek e sena to epakapoe poro kata

pona. Muere wi i tiyemu wenumapoe; muere wi t enu kitakitamapoeya

morompue ke.

17-Muere nawa tise, wan pachi yariwomapoe ti tiyemu yapai,

turera paire.

18-I patapue po i tiyemu pakapoe, t enu aranka te puek ichipoe; ¡kore! t

enu ataranka pra ichi. Muere nawa ichinin, ataimerumpapoe, ¡kanekin! kaima.

19-I chan epakapoe eremai; ¡kore! wan pachi eseru pusakya. Putu yentai to piapai itepoe muere.

20-Muere nawa ichinin, pemondama wan pachi eseru ke pra to ichi.

 

 

LEYENDA DE WAN-PACHI

 

 

1. Wan-Pachí (la abeja) se hizo encontradiza a un indio, que andaba cazando por el bosque.

2. Como estaba cansado y con hambre, lo obsequió con su kachirí y él se le aficionó.

3. Pasados días, él regresó a su casa llevando consigo a su mujer. Y se la presentó entusiasmado a su madre. "Aquí te traigo a tu nuera", le dijo.

4. Pero su suegra la despreció porque la vio tan pequeña. "¡ Tan chaparrita ella", le dijo a su hijo, pero oyéndolo ella.

5. Al otro día su suegra le mandó que hiciera

carato de maíz. Mostrándole un gran montón de

maíz, le dijo: "Hazlo todo". "Está bien", dijo la abeja.

6. Entonces la vieja se fue al conuco a buscar

yuca y otras cosas; y la abeja se puso a trabajar el maíz.

7. Piló una mazorca, pero sacó tanto jugo que metió cuatro medidas en la camaza.

8. Su suegra llenó su guayare de yuca y regresó con él a la espalda. Y se enojó con su nuera porque la encontró sin hacer nada. Y le dijo: "¡Qué!, ¿acaso tú ya hiciste el kachirí ?" Y sin mirar ni esperar respuesta, prosiguió diciendo: "Yo bien decía que a ti no te gustaba trabajar ni hacer kachirí?"

Y siguió hablando otras muchas cosas.

9. Por este motivo la abeja se enojó y se fue a romper la carnaza, en que había vertido su bebida,  iZas !, la rompió contra el suelo.

 10. y al romperla, salpicó erbra~o,de, su suegra que andaba traj inando por allí. Y)o'probó y lo encontró muy sabroso, más allá de'loque ella podía , saber. Y entonces,dijo la vieja a su nuera: "Yo dij e aquello sin mir~r Y, además siendo tú tan buena tahados", , y n cen a. " '" ""'" , ,

11. Pero a la {no se tranquilizó) " , ,

12. Tratando de tranquilizarla, la vieja le preguntó: "¿Cómo hiciste tu bebida tan sabrosa ?" Pero la abeja no le respondió palabra.

 " 13. Poco después vino su marido y' la abeja le" dijo: "Me voy a regresar a mi casa; la vieja se enoja siempre conmigo sin motivo alguno."

14. "A pesar de eso, no te vayas, le respondió 'Su , marido; esa es manía y costumbfedelas viejas."

15. Pero tampoco estas palabras,tranquilizaron a la abeja. Después, siendo mediodía, salieron fuera de la casa a sacarse los piojos el indio y la abeja. Entonces su marido se durmió y la abeja le pegó los  ojos con cera.

 17. Y la abeja se marchó volando a la montaña.

 18. Después de un buen rato, el indio se despertó ; trató de abrir los ojos; se los restregó repetidas veces, pero no pudo abrirlos de ninguna manera. Por eso se asustó y comenzó a gritar: "¿Qué es esto ?"

19. Su madre salió a ver y se dio cuenta de la maña de la abeja. Pero no pudieron saber por dónde se fue.

 20. Por motivo de esto los indios no aprendieron

 las costumbres de la abeja; de lo contrario, sabríamos fabricar miel y cera como ella.

 NOTAS EXPLICATIVAS 1. Aunque el esquema es el mismo, fundamentalmente, de otras leyendas similares, en que las suegras tienen la culpa de todo, tiene la variedad suficiente como para no tacharlo da mera repetición.

 2. El artificio de pegarle los ojos con cera no deja de ser de una ingenuidad simpática y festiva. Que yo muchas veces les he oído a los indios recordar a los muy legañosos y muy dormilones.