LEYENDA DEL AUYAN-TEPUI

 

 1. Los indios de Kamarata cuentan que en tiempos  muy antiguos vivían muchos indios en la falda del Auyán-tepui. Cerca de la pared del Auyán, dicen ellos.

 2. Vivían en las sabanas de Uruyén; en las lomas de Ataperé, de Kosoperé, de Arasarú; al otro lado del Yunarimá; e igual que ahora, a todo lo largo del río Akanán.

 3. La bebida más usada entonces por ellos era el carato de auyama. Todos los que vivían en la falda del Auyán gustaban mucho del carato de auyama. 

4. Un día uno de los piaches, antes de comenzar su sesión, le advirtió a una niña, que estaba comenzando su pubertad: "Cuidado; cuando oigas hablar, no te vayas a engañar creyendo que son los que viven en lo claro ( encima de la tierra, los indios), siendo los mawarí, que viven en los cerros.  No hables palabra. Tú estás en un tiempo, en que las mujeres son muy codiciadas por los mawarí. No hables palabra no sea que se alboroten y nos vayan a causar algún daño".

 5. Con esto, el piache comenzó su sesión tomando el kumeré por la nariz con su kachi wotó, haciendo sonar sus manojos de ayú y de pirkavá. Y muy pronto comenzaron a llegar los mawarí, que decían y repetían: " Auyamá yeukú. ..Carato de " auyama.. ..

6. Y entonces la muchacha, a pesar de la advertencia y creyendo que eran indios los que cantaban al carato de auyama, que tanto les gustaba, se puso también ella a decir cantando: " Auyamá yeukú. ..Carato de auyama. ..Sabroso; yo quiero beber carato de auyama".

 7 .Al oír sus palabras, se dieron cuenta los mawarí que allí había una muchacha en el desarrollo de su pubertad y se alborotaron como los que entran en combate.

 8. Y antes del amanecer, cuando los mawarí se retiran a sus casas, comenzó un viento como de huracán y con remolinos en el aire. Eran los mismos mawarí. Al regresar ellos allá, se llevaron consigo a todos los indios con sus casas.

 9. En varias partes de los flancos del Auyán-tepuy se ven claramente las puertas de algunas casas de los indios. Y así se llaman manataurai.

 10. Algunas casas fueron llevadas encima mismo del cerro. Y allí se ven ahora como piedras.

 11. Y muchos de los pajaritos, que andan ahora por el cerro cantando ¡chiu-chiú, chiu-chiú! son indios de entonces.

 NOTAS EXPLICATIVAS

1. Este relato quiere explicar el nombre del cerro Auyán, haciéndolo derivar de la palabra auyama.

 2 Quiere explicar también el origen de varias formas curiosas de piedras, que se ven sobre la cumbre y también en los flancos de este imponente y gigantesco cerro.

 3. No juzgo improbable que esta leyenda tenga un fondo histórico: el recuerdo de algún gran cataclismo de vientos huracanados y desbordamiento de ríos. Esto es facilísimo de suceder y de suponer por la estrechura del valle Akanán y extraordinaria vastedad de las vertientes hacia el mismo.