II

16-Aramari ichipue t-umu kenak, t-enchi-re.

17-Tenchi e-pueti-pue puemei patak ; muere-wi pemon eporipue-ya. “¿E puek au-chi, yako?”, taurepue pemon puek. Pemon-da i-maimuyukupue-« Se-poro wonuma pinumpa-da. Amare kanan, ¿e patak au-yesak?”. “Puemei eremai yesak uy-potori tuma-ten”, taurepue Aramari yenchi-ya.

18-Tise Aramari yenchi-ya yei eperu amichak ichipue puemei warainoton teuren, puemei tesen neke; muere yenin pemon-da taurepue i-puek: “Puemei neke-re amicha-u-ya man; muere waraino teuren, tise waki bam-puek chinte man ina muar-ri yau”.

19-“Oi nekin”, weri-ya taurepue, “nawa ichi yau uy-epotori tumaten menepui”. “Ina”, taurepue pemon-da; “masa, tare eke, waikarapue s-erema-taina”.

20-Muere-wi kane-pe-re pemon tapui tak etepue; muere-wi tombaton puek taurepue: “Amanon nekin s-eporii-cho puemei yuanin; puemei tapuikai are-da sere it-okoi i-tun tuma-ten”.

21-Muere-wi waikarapue dau puemei arepue-ya tanno-pe, i-nta puekere. Inare Aramari yenchi epo-tuka-pue: “Sena-wi puemei”, taurepue-ya.

 “Ina”, Aramari yenchi taurepue; “nawa ichi yau ten-pai, papai piak eten-pai”.

22-Muere-wi to eseratepue; i-tun piak to ereutapue. Muere daktai a-payunu-ten s-enepui”, taurepue Aramari puek yenchi-ya.

23-Muere-wi puemei puek it-un entanapue, tanno-pe, t-waki-ri-pe ichinin. « Ina, payun-pe etek, un-wara yau », taurepue Aramari-ya.

Aramarí tenía un hijo y una hija. Ellos vivían por los lados de Irutepui. Y, como eran de la raza de los indios, les gustaba mucho el ají picante.

 17. Un día un indio encontró a una muchacha o, más bien, ella encontró al indio. Y le preguntó al indio: "¿ Qué haces por aquí, cuñado ?". Y él le respondió: "Por aquí ando de caza. "¿y tú qué buscas por aquí?". "Yo ando buscando ajíes para la comida de mi padre, que le gustan mucho", respondió la hija de Aramarí.

 18. Y el indio vio que la hija de Aramarí recogía en un cestito unas frutas como ají, pero que no eran ají. Y entonces le dijo el indio: "Eso que estás cogiendo se parece al ají, pero no es ají. Allá, en nuestro conuco, sí tenemos nosotros ají bueno y bastante". .

 19. "Oh, oh; si así es, tráeme ajíes de allá para mi padre", dijo ella. "Sí, dijo el indio; espera un poco, estate aquí mientras yo voy a buscar un cestito" ;

 20. Y el indio se fue corriendo a su casa y les dijo a sus familiares: "Me encontré una moza, que  estaba buscando ají; pero lo que ella cogía era "orodán tumapué" (unos ajíes que no pican nada) ; le voy a llevar unos buenos ajíes para la comida de su padre".

 21. Rápidamente cogió ajíes hasta llenar el cesto y se los llevó a la hija de Aramarí. Y llegando donde ella estaba esperándolo, le dijo: " Aquí tienes ají de verdad". (, Ah, ah", dijo ella. Y luego le dijo : "Siendo así, vente conmigo; debemos ir juntos en casa de mi padre".

 22. El indio convino de buena gana y ambos se pusieron en camino hacia la casa del padre de Aramarí. Y la hija de Aramarí, llegando, le dijo a su padre: " Aquí te traigo a tu yerno".

 23. Y luego le presentó el cesto de ajíes, que él le había traído. Y le gustaron tanto, que comió en gran cantidad. "Siendo así, dijo Aramarí, sed padres de mis nietos" (sed marido y mujer para darme nietos)