2-Pemon-da wareme eporipue ¡dok!, i-wepu-ya. ¡Peren!, i-yau ichi-ren iketa tepose; muere daktai ike anumapue-ya, ¡vetoi!, ¡viriu, viriu, viriu!, tanno-pe yekepapue.

3-Muere daktai kasank yepuipue kurai kare puek, ¡san,san,sa!, ¡sok! atikapue-ya i-mota dai, tise mo ichipue ¡suk!, t-enu mokai yewikapue.

4-Tise kurai-ya kasanak apichipue-ya; t-ewik tak arepue-ya, ¡tarau!, arakamapue-ya; muere-te pai ike rinapue-ya, ¡pituiu pitui, pitui!.

5- Muerete pai pemon ite-pueti-pue konoi puek; muere daktai kasanak enema-pueti-pue yewik tau; muere daktai kese pika-pueti-pu-ya kasanak-da. Pemon enaposak daktai: “Ane-wi muere-ko chi”, esenumenka-pueti-pue.

6- Muere nawa ichinin, konoi puek ite tuka kaima, tapui meda puek ata dai erema puek enemapue. Muere daktai kasanak murui yoko pai epakapue, ¡uru!, putari ponare itepue, muere-wi weri yenapue; ¡wono,wono, wono! putari uka-ya; muere-wi ekei arenka-ya tanna, ¡pesou!, kurai ewomapue amadai.

7-“Ai”, taurepue kasanak-da; ¡wou!, kurai-ya kasanak apichipue ti-nopue-pe; muere-wi dare to e-pueti-pue.

8-Muere-wi kasanak-da pemon adontepue, toron dama puepuese, to dapueri aketi pa i-dapueri t-are dariwon tope, tise yariwoma-puen.

9-Tise to dedaton yepuipue; muere daktai kasanak arepere enkupue kumi patak; ¡wou!, yute-tuka-pue; ¡sakan,  sakan! apopue-ya; ¡kuyu! ti-tiyemu pona kumi kuykapue-ya; muere-wi sakne mare yariwomapue; ¡pekou, pekou, pekou!, kasanak potori tepose.

10-“A-poitori-ten s-ene-dai”, i-tun puek kasanak-da taurepue. Kasanak potori-da taurepue: “Yok-pe...”. Tise kasanak yenchi-ya taurepue: “Ake, a-poitori-pe”. «Ina, ina», i-potori-ya taurepue.

 

 

 

Faltan 11 – 12 - 13

 

 

 

 

 

 

 

 

14- Tise i-nopue yepui yenin, toron dama etenu: “woime, wopime, woime!”, muere-wi tesenekamasen epe-pueti. Teukin chere i-tiyemu esenekama ichipue: “¿Makunankai”, ekamapopue-ya. “Ake,kru”, ti-tiyemu-ya taurepue, « masa man ». ¡woi!, kasanak yenchi yenapopue.

15. Muere nawa ichinin toron dama-da ye-pueti-pue, yenapopue patapue dau; ¡tiu, tiu, tiu! kupue akuna-nepui-pue to-da. Weri yepui yenin, ¡woime, woime, woime!, toron dama eteenupue: muere-wi toron dama epe-tuka-pue. “¿Makunankai nak?, ekamapopue-ya. “Ina”, taurepue ti-tiyemu-ya. ¡Woi!, t-un puek ekamai itepue.

16-« Akunasak-ya man », taurepue. «Ina-re, ina-re; tewe nichii, to niketai, i-maimuyukupue i-tun-ya.

17-Muere-te pai t-enchi adontepue-ya tiyemu puek ta tope: “Chin-poro u-yewik-ten amue tope-ya kake, etek dai u-pai warante”. Muere-wi pemon esenumenkapue: “E tukai-wi i-pai chi moko-chi?”.

18-Muere nawa ichinin wadaura adontepue eremai te tope; muere-wi “sakne i-pai nichii” wadaura-ya taurepue nichii.

19-Muere tise yara mankapue-ya; muere-wi moto-da pemon eporipue: “¿E puek au-chi yako?”, ekamapopue-ya, “Tapui amue-ya”, i-maimuyukupue nichii, ”tise won-nepui-ya poken pra chi chere, etek-pe ichinin”.

20-Moto dama taurepue: “Ewoma tanna u-yai tapui yara wonneke”. ¡Sik! yewoma tanna, ¡pichuk!, yei won-nepui-pue-ya; inare, ¡sik!, ¡pichuk! won-nepui-pue-ya... aretikapue-ya. Aretika-ya tepo, kasanak piak itepue ekama sena:”Aire-re man”, taurepue-ya. “Ina-re”, i-maimuyukupue-ya.

 

 

 

21-Muerete pai, kasanak-da i-puek ta-tukapue: “Ichanan kurevakei yama munkesan patak enkuke”. ¡Wara,wara,war!, yenku-re. Tise kuai-yek yaketipue, dawopue-pe ichinin. ¡Petoi!, ¡peu!, ¡turu!.

22-“yok-pe, yok-pe”, kasanak potori taurepue. ¡uru! pemon yemasakapue.

23-Muere-te pai kasanak potori-ya pemon adontepue i-mureyi-ten koneka tope-ya. Muere-wi arepere konekapue-ya; ¡teren! tapiyuka dama dokoi i-ripue-ya; muere-te pai amincha itepue kasanak-da t-ene-ya namai, tapiyuka dokoi t-apon risak-tu-ya yenin.

24-Muere tise, modoi-pe pemon eporipue: “E puek au-chi, yako?”, taurepue-ya. «Tare chi chere», i-mamuyukupue-ya, «u-yenutenin yua-da, tare esetakasak ichinin».

25-Modoi-ya taurepue: “U-m pona enkuke”. I-m pona enkusak tise. yaurepue-ya: “A-yenu kopiukake; ka-s-akarankai non-te-nak a-yenute-da tanna; nawa pra a-yenu arankasasa-u-ya dau, yewatok taketi.

26-Muere-wi to ute-re, ¡were-re-re!; tise kak daropoire chima t-enu arankapue-ya manare, ¡warau!, muere-pe-re t-ewa-ri taketipue, ¡pereten!, ¡peu! ¡sorontik!, yei monta nak pemon enapue.

27-Muere tise enwarak-da pemon eporipue: “¿E puek au-chi, dako?”, ekamapopue-ya. “U-yenutenin yua-da”, i-maimuyukupue pemon-da.

28-“U-pona enkuke” enwarak-da taurepue. Muere-wi i-m pona enkupue; tise enwarak mapue-ya, avene-pe pemon ichipue; muere nawa ichinin, yei monta nak i-nonkapue-ya.

29-Enwarak tepue enwarak potori, “Enwarapaima”, eremai pemon netope-ya; tise asitun yepuipue tanno-pe; ¡uru-ru-ru... wiou, kurenan yei viyoukapue; ¡aichoron! pemon yutepue; muere-wi pemon yutepue; muere-wi chin-poro-re yekatumapue.

 

 

Maichapué se quedó pensando cómo se arregla-

 ría para conseguir una mujer, después que se le  marcharon las palomitas y no tuvo quien le hiciera el kachiri.

 2. Entonces pensó cómo podría coger para sí una zamura. Y un día mató un oso hormiguero y se acostó a su lado hasta que empezó a podrirse. Entonces se embadurnó todo su cuerpo y siguió allí acostado hasta que empezaron a llegar los zamuros.

 3. Y he aquí que vino, antes que todos, un "kasanak" o zamuro blanco. Dando saltitos se acercó hasta el indio y le pjcó en el hombro. Pero él s~ aguantó y estuvo quieto. Luego se inclinó para picarle en los ojos.

4. En aquel momento rápidamente Maichapué le echó la mano, lo agarró y se lo llevó a su casa. Y después que la cerró bien, se quitó de encima la podredumbre, lavándose y raspándose bien.

 5. Pasado poco tiempo, cuando Maichapué se iba a pescar y dejaba su zamuro blanco en casa, empezó a suceder que alguien le pelaba la yuca. "Si será kasanak", decía él.

 6. Un día Maichapué hizo como que iba a pescar, pero se quedó mirando por un agujero de la pared. Y vio que su kasanak salía de debajo de la artesa y se iba hacia el budare. Allí se convirtió en mujer,  prendió el fuego, extendió la masa de yuca y comenzo a tostar el casabe. Entonces el indio entró con el mayor cuidado se le acercó por detrás, le echó los brazos al cuello.

7 Cuando ella quiso decir "¡Ai!" (qué pasa) , ya él había dicho "Wowá" (abrazándola)

8. Kasanak le habló a Maichapué de ir algún día en casa de su padre. Y para esto le mandó que fuera reuniendo las plumas de los pájaros que fuera flechando y se fabricara con ellas unas alas, Pero en todas las pruebas que hizo, fracasó y no pudo volar.

9. Algún tiempo después los enemigos de Maichakpué dieron con su paradero. Y entonces kasanak, viendo que iban a rodear a su marido y que él no podía volar, subió rápidamente a la casa de su padre, cogió su kumí, lo mascó, lo roció con él y los dos juntos se subieron volando hasta la casa del padre de los kasanak.

10. "Aquí te traigo a tu yerno", le dijo la kasank a su padre. Pero su padre gritó: "Yok-pe, yok-pe" (mi comida). Pero su hija le volvió a decir' "Tu comida no; tu yerno". Y él dijo: "Está bien, está bien"

11. Después, el padre de los zamuros le brindó bebida a su yerno; pero éste se la pasó por la espalda a su mujer porque olía a podrido. Pero la otra cabeza (porque el padre de los zamuros tiene dos cabezas) le obsequió con una bebida bien olorosa; y esa sí se la bebió.

12. Entonces el padre de los zamuros, que unos llaman Anwoná y otros Etitó, le mandó a su yerno que secara una laguna porque tenía muchas ganas de comer pescado en fermentación (podrido).

 13. Entonces Maichapué llamó a los pájaros para que le ayudaran a secar la laguna: los "waichoró", los tucusitos, los caballitos del diablo y otros. Ya la entrada del camino puso las angoletas para que le avisaran si venía gente. Y todos se pusieron a secar la laguna muy de prisa.

14. Cuando estaban en plena faena, vino la hija de Etitó; pero la angoleta dio su aviso gritando: ¡woimé, woimé! Entonces los pájaros, que estaban ayudando a Maichapué se escondieron y quedó él solo. "¿Ya secaste la laguna?", le preguntó ella. Y él le contestó: "Todavía no, aún me falta". Y ella se volvió a dar el aviso a su padre.

 15. Al otro día volvió la hija de Etitó a ver cómo iba el trabajo. La angoleta volvió a gritar, los pájaros se escondieron y Maichapué se quedó solo. Y la hija de Etitó volvió a preguntarle: "¿Ya secaste la laguna?". y dijo él: "Ahora sí". y ella regresó a decírselo a su padre.

 16. "Tu yerno ya secó la laguna, papá", le dijo ella a su padre. Y Etitó respondió: "Está bien, está bien; deja que los pescados fermenten (se pudran) para ir a comerlos y bailar".

 17. Después de esto Etitó le mandó a su yerno que le fabricara una casa. "En ese sitio fabrícame una casa, que sea como mi cabeza". Entonces Maichapué pensó: "¿y cómo será su otra cabeza?". Porque él sabía que tenía dos cabezas, pero sólo le veía una.

 18. Entonces Maichapué mandó al pájaro "wadaurá" (otros dicen que al tucusito) que volase alrededor de Etitó y viera cómo era su otra cabeza. Y el pájaro voló alrededor y le dijo cómo era

19. Maichapué cargó los palos para fabricar la casa. Y después se puso a pensar cómo haría para perforar la piedra. Porque el lugar, que Etitó le señaló era una peña. Y estando en esto, lo encontró  “motó" o la lombriz y le preguntó: “¿Qué estás haciendo, cuñado?". y Maichapué le contestó: "Estoy  haciendo una casa; pero no puedo hacer los agujeros para los horcones porque esto es una pura piedra".

 20. Entonces el motó le dijo: "Por donde me meta yo, vete metiendo tú los horcones". ¡Siik! ¡Pichuk! La lombriz se metía y detrás metía él los palos. Así uno por uno hasta terminar. Y cuando terminó la casa, Maichapué se fue a decírselo a su suegro. "Ya está", dijo él. Y Etitó le contestó: "Está bien".

21. Después Etitó le mandó a su yerno que cogiera unos pichones de loro para comérselos. "Súbete a coger aquellos pichones de loro, que están allá". Los pichones estaban en un árbol de moriche muy alto. Hasta allá subió Maichapué trepa que trepa. Pero el moriche estaba podrido o hueco y se rompió y el pobre Maichapué se dio un golpe tremendo.

 22. Entonces, inmediatamente, Etitó gritó: “Yok-pe- yok-pe" (mi comida, mi comida) .Pero su hija le dijo: "No es tu comida, es tu yerno". y Maichapué se levantó poco a poco y se curó. Pero esto le hizo pensar a Maichapué que siempre iba a estar trabajando para su suegro y con peligro de que lo comiera.

23. Nuevamente Etitó le mandó a su yerno que le hiciera un "murei" o banquillo. Maichapué lo hizo en muy poco tiempo. Y fue y lo colocó sobre un avispero. Pero él se marchó bien lejos para que Etitó, al darse cuenta, no lo fuera a comer.

 24.-El no le dijo nada a su mujer. Y estaba allá en un extremo del cielo, pensando cómo se arreglaría para volver a la tierra. y estando en esto, lo encontrÓ "modoi", una araña pequeña y le preguntó : "Qué haces por aquí, cuñado ?". y Maichapué le respondió: " Aquí estoy no más; estoy buscando quien me baje a la tierra porque estoy fastidiado de andar por aquí";

 25. "Si así es, le dijo modoi, móntate encima de mí". Y cuando Maichapué se montó; modoi le dijo: "Cierra los ojos y no los abras mientras yo te estoy bajando a la tierra. De lo contrario, se nos romperá nuestro hilo o mecate”.

26. Ycomenzaron a descolgarse y bajar despacio: "Wereré, wereré, wereré. ..". Y estaba todavía por la mitad del cielo, cuando Maichapué abrió un poquito los ojos. Entonces se rompió el hilo y Maichapué cayó dándose un tremendo golpe sobre la arqueta de un arbol muy alto.

27. Después que Maichapué se repuso del golpe; apareció por allí una "enwará", que es como una lagartija de color rojo, que anda siempre en los árboles. Yle dijo: "¿Qué haces por aquí cuñado". Y él le respondió: " Aquí estoy buscando quien me baje" .

 28. "Si es así, le dijo enwárá, móntate encima de mí". y Maichapué se montó encima de ella. Pero "enwará" lo encontró muy pesado y, cuando estaban por la mitad del árbol, lo volvió a subir a la copa del árbol, que era grandísimo y muy grande.

29. y entonces "enwará' se fue a dar cuenta a su padre "Enwarapaimá" que por allí andaba un indio para que viniera a comerlo. Pero entonces mismo vino un viento fortísimo que dobló el árbol casi hasta la tierra; Maichapué dio un salto y echó a correr alejándose de allí.

 

NOTAS EXPLICATIVAS

 1. Es creencia de estos indios todo lo que aquí se dice sobre el rey-zamuro o padre de los zamuros, que tiene dos cabezas (semejante a las águilas bicéfalas) y la vída que ellos llevan en ese otro mundo de arriba, más allá de las nubes.

 2. Esto de someter los yernos a ciertas pruebas o quererse pagar por los yernos la llevada de sus hijas parece tópico de la literatura universal. Y podrá verse un ejemplo en Belerofonte, I1íada, VI.

 Personalmente, esto me parece más lógico que lo contrario de tener que dotar a las hijas para que las acepten en matrmonio.