1. En aquellos tiempos los Makunaima tampoco tenían fuego y pasaban mucho frío. Ellos intentaron hacer fuego de varias maneras, pero no les dio resultado.

 2. Se dieron cuenta de que frotando las manos, se ponían como ardiendo. y por eso creyendo que de las manos podía saltar el fuego, introdujeron en la piel astillitas de algunos palos; pero se les enfermaron las manos y no pudieron hacer fuego.

 3. Pero Chiké vio que el pájaro mutuk era dueño del fuego y siempre tenía fuego en su casa. Entonces Chiké pensó que él podría arreglarse para robarle el fuego y hacerse él también dueño de la candela.

 4. Chiké le dijo a su hermano: "Mira, yo me voy a convertir en grillo y voy a entrar en la casa de mutuk a robarle el fuego". Pero su hermano le dijo: "Hermanito, ten cuidado no te vayan a matar los hijos de mutuk jugando contigo o te vayan a comer". Pero Chiké no hizo caso.

 5. Así, pues, Chiké convertido en grillo entró saltando a la casa de mutuk hasta cerca del fogón. Y los hijos de mutuk lo cogieron y jugaron con él de varias maneras.

 6. Chiké vio que mutuk hizo fuego nuevo: él preparó un montón de leña rajada y después hizo como el que carraspea sobre ella y con solo eso saltó de su garganta una chispa sobre la leña y se prendió el fuego.

7. Cuando se hicieron las brasas, uno de los muchachos jugó con el grillo poniéndole unas brasitas sobre las espaldas. Entonces el grillo, dando un gran salto, se salió de la casa de mutuk y se escapó de las manos del muchacho.

 8. Y llegó hasta donde estaba su hermano esperándolo y le dijo: “Ahora ya tenemos fuego y podemos asar nuestro pescado". Porque antes lo comían crudo o calentándolo un poquito sobre las piedras donde daba el sol.

 9. De entonces le vienen al grillo esas manchitas blancas, que tiene en las espaldas.

 

NOTAS EXPLICATIVAS

1. El fuego robado a otros seres, que eran dueños del mismo mientras que los hombres carecían de él, pertenece a la literatura legendaria de todos los pueblos.

 2. Un pájaro, que tiene el fuego escondido en su garganta y que lo produce con solo carraspear sobre la leña, es una explicación imaginativa muy curiosa. Igual que la explicación de las manchitas blancuzcas de los grillos sobre las espaldas.