1. Por aquel tiempo los Makunaima no tenían anzuelos, ni hachas, ni cuchillos. Pero Chiké se dio cuenta de que la garza sí tenía anzuelo. y le dijo a su hermano: "Vamos donde la garza a comprarle el anzuelo para poder pescar buenos pescados".  Porque entonces ellos sólo pescaban kepeurí y otros pescados pequeños, que medio asaban poniéndolos sobre las piedras calientes por el sol.

 2. Y se fueron donde la garza. Y la encontraron que estaba sobre una piedra grande, desde donde echaba el anzuelo a un pozo muy hondo. y le dijeron: "Hermano, véndenos tu anzuelo". Pero el garzo les dijo: "No, tengo un anzuelo solo y lo necesito para coger comida para mí, mi mujer y los hijos. Yo no lo puedo vender".

 3. "A lo más podré haceros un anzuelo como és"te", volvió a decirles. Y les hizo un anzuelo, pero era de cera y se encorvaba y los pescados no caían o no se prendían en él.

 4. Cuando ellos llegaron donde la garza, ya había cogido una aimara. Se la pidieron y se la dio y vieron que era muy sabrosa. Con esto más se entusiasmaron con el anzuelo del garzo y pensaron cómo harían para robárselo.

 5. Entonces Chiké se fue un poco más abajo, se zambulló en el río sin que el garzo lo viera y se convirtió en aimara. Poco a poco se acercó al anzuelo del garzo y le dio unos templones. El garzo sacó el anzuelo, pero no sacó nada.

 6. El garzo volvió a tirar el anzuelo y esta vez Chiké se prendió en el anzuelo. Pero al sacar esta aimara, el mayor de los Makunaima se dio cuenta de que era su hermanito y le pidió al garzo que se la regalara. El hermano mayor se alejó río abajo y cuando estaban donde el garzo ya no los veía, su hermanito se volvió a convertir en indio.

 7. Tercera vez se acercó Chiké al anzuelo del garzo. y esta vez llevaba en su mano un diente de raya; le dio un buen templón al anzuelo y le cortó el hilo. El garzo haló de prisa, pero no salió nada. Y se encontró con que una aimara muy grande se le había ido con el anzuelo.

 8. Chiké se salió del agua lejos de la vista de la garza, muy contento con el anzuelo, que había robado al garzo. Y el garzo se fue a su casa y le contó a su mujer cómo una aimara muy grande se le había escapado llevándole el anzuelo.

 9. Los Makunaima se fueron detrás del garzo a ver qué le decía a su mujer. Y oyeron que le decía : "Vengo sin nada porque una aimara muy grande me cortó el anzuelo. Ahora estoy pensando que tengo que ir hacia Ikén a buscar material para hacer mi anzuelo".

 10. Entonces los Makunaima pensaron que ellos también debían ponerse en viaje detrás del garzo. Y cuando el garzo emprendió su vuelo, los Makunaima volaron también. El primero se convirtió en golondrina y el último en chupaflor .

 11. Volando, volando, el garzo llegó a la mina del material para hacer anzuelos. E inmediatamente llegó detrás, al mismo tiempo. el chupaflor; y poco después llegó la golondrina. y allí servando cómo el garzo cogía arrancando su material. Era igual que la arcilla para hacer ollas, pero era hierro.

 12. Esperaron a que el garzo se marchara y trás de él, a su vez, arrancaron bastante material. Y de regreso iban diciendo: "Ahora vamos a hacer hachas, machetes y cuchillos". Pero Chiké dijo : "Yo voy a hacer una escopeta". El mayor le dijo : "No, hermanito; no te metas en esas cosas, que son muy peligrosas y te puedes embromar tú mismo".

 13. Pero el pequeño salió con su intento y se bricó una escopeta; pero el otro hizo hachas y machetes.

 

 EXPLICATIVAS

 

1. En esta parte de la narración varios de los informantes me hablaron de tres Makunaima. Y dijeron que uno tras otro se sumergieron en el agua para robarle el anzuelo al garzo; pero que sólo el más pequeño, siempre más ingenioso y valiéndose del diente de raya, lo habfa conseguido.

 Siguiendo con el número de tres, cuando siguieron al garzo en su viaje hacia Ikén, dijeron que el del medio se convirtió en mariposa y fue el que llegó de último.

 Me permito la licencia de masculinizar la palabra garza para aproximarse más y abreviar las locuciones.

 La palabra usada para indicar el "material" de hacja, anzuelos, escopetas, etc. es para los indios la genérica de "pun", que usan para la arcilla de hacer ollas y modermente están empleando para hablar de los bloques hielo y cosas semejantes.