80 WEI TEXTO PEMON

 

 

1-   WEI ichipoe  pemompe etiaktepe; ti muari kuima puek, yanepueti puek re ichipoe. Wei e-pueti-pue napui puek rekin tentanasen; chiren-pe nayi

2-

3-Tise tuna darin ichi TUENKARON t esek; tuna anun sena ite tanna eremapoeya, tuna sokosokomaya; moripe re ichipoe, nosampe i nchek.

     4-Muere wi WEI yepui yenin, yeseurankapoe; yeseurankape re, WEIya TUENKARON apichipoe  i nchek puek. Tise "yure neke; masa, masa, a nopueten arima topeda” taurepoe TUENKARONda. Muere yenin, Weiya i nonkapoe.

     5-Yayukasak tise, Wei ti muari puek, kuima puek, tise, Tuenkaronda weri arimapoe aimunan.-

6-¿Mukuimai nak? Wei  puek taurepoeya.- “Inna, i kuimada pra edai, sena rekin u n kuimapoe u n annanepuetipoe" Weiya taurepoe.

7-Muerete mayi, apok nuau u n pupuetipoe kankake” (napui puek taya) Weiya taurepoe. (Wei epuetipoe napui puek rekin tentanasen chirempe nayi).- Weriya kankapoe.- “Sena wi” taurepoe. Muere wi to esekarite aire.

    

8-Muere tepai Weiya taurepoe t esepikte kon tepo: “U n annanepuetipoe puek apok ripueke”.- Muere wi yei echirimosak ke re apok ripuetipoe weriya.

9- Muere wi to enonkapoe. Muere wi “tuna anunta” Weiya taurepoe weri puek.- "Inna" i maimu yukupoe weriya.

Itepoe tuna wak; tuna anun sena yechimuikapoe; anumäya tanna t enna reti damunupue; muere puekere t emekun, t esak re, tukare re yepichonkapoe.

10- Weri yenapo warante pra, ikowamä yenin, Wei tepoe ere sena. Tise tuna kumasakya eporipoeya; awarepe, kunepe masakya.   

11-Muere wi Weiya, tesakorotai, taurepoeya: “Moripe u wokiten anunten neke yesak mayi, tava kasak”. Muere nawa ichinin, kak vina bambuek t wokiten anun sena itepoe, Tuenkaron puek teseuromai: “¡kaimayek ka Tuenkaron ri!” kaima.- Muere tepai, pata kowamäyenin, Wei tepoe t ewik tak wenun sena, warupuepoe pata temai.

 12)Pata yayukasak dau, Wei tepue ti-mua—ri kuima-tuka sena.        

13)Kuima—ya tanna tachik—pe wei tise, t—entana pra, tise Tuenkaron-da weri arimaptuka—pue—ya mekoro pa waraino.        

14)“Mu-kuimai nak?”, weri—ya taurepue. “Ake, ina, manaren—rike chi—kuimai sena rekin”, kareu—pe teremai Wei—ya i—maimuyukupue.. Muere-te pai  weri puek Wei—ya taurepue: ” Woki—ten anun—ta tuna, entanan tope”.

15-Muere—wi weri—ya tuna nepuipue. To entanapue dare. T—entana tepo nokon—pe, to enonkapue. Muere—wi esenekama puek Wei yatapi—tukapue. Muere kaichare weri adontepue—ya: “Sena kuima—da tanna, u—n—annane—pueti—pue, apok ri—pue—ke”.        

16)Apok ri-pueti-pa apok repuetok anumapue weri—ya. Muere—wi apok rentanesak kare puek itepue api sena; tise apokya t—ananipui yenin, yepichonkapue, yekutapue-re, ¡kito, kito!, kaima.        

17)Wei eseratepue apok-re re-pueti-pue-ya eremai teuren, tise apok repuesak pra ichinin, Wei tepue ere sena. Ite tanna: “apok re—pue—ke kuai sane—pe”, Wei—ya taurepue. ¡Kore!, weri moronpue kasak, mekoro pa waraino yekutamasak-ya eporipue-ya.

18-Muere nawa ichinin, tuna wak tutei, wei—ya taurupue: “Aiki!,

kaimayek kru Tuenkaron kari; apok re—pue-ten neke u—werichi—ten arimasak—ya man, moronpue kasak”.

19)Muere-wi Tuenkaron tinma-ya,kaima; “Tare-pai a-paru akunanepui—ya, tukare—re akunanepui-ya”.

21-Muere—wi Tuenkaron—da, teskanonkai: ”Ake, masa, a—nopue—ten mori arima-da-se”, tauropue.

20)Tise Wei ekonsekapui—puen. Sakoro-pe kru wenun sena itepue.

21)Wei ite-tuka-pue ti mua—ri yak. Muere—wi yesenekama tanna, i—nopue—ten—da, dare ye—ten—da, Wei eporipue, eine it—en—nau.

22) “¿Mu-kuima-nak” weri-ya taurepue. Tise Wei—ya eta—pueti—pue kaimayek—pe to e—pueti yenin.

23)“E puek u-maimu eta—pueti—u—ya?”, taurepue weri—ya. “Ina, kaimayek—pe me-pue-datei; nawa—re a—maimuyu-pueti—ya tanna, tepichonkasan—pe me—

pue-datei”, taurepue Wei—ya. “Nawa ichi yau, enapo—sa-se, weri-ya taurepue.

24-Wei-ya i-maimuyukupue: “Un warau yau, apok re-pue-ke a-yesan pu tope-da”. Muere-wi weri-ya apok ri-pueti-pue tukare, tepichonkai pra; aire-ne chuyu-pe t-embata enapue; apok puma tanna. “Tuna an-anun-ta”, taure-tuka-pue  Wei-ya. Muere wi tuna anumapue-ya, nepui-pue-ya-re tepichonkai pra. Muere-te pai “tuma an-kuikake”, taure-tukapue Wei-ya, “entanan tope”. Muere-wi napui kuka-ya eine dau, eine tek-wate-ya, apok-re koneka-ya, kemete-ya-re eremapue-ya; tukare t-eseru akumenkapue-ya.

25-Muere-wi esenekama puek to atapi-tuka-pue. Muere-te pai “kanek-pe-re yesak sere”, weri-ya taurepue. “Av-enapo pa, yekari konekake”, Wei ya taurepue. T-entana-kon tepo, kaichare to esekamapue: “Aire, te-dai, penanne ye tope te sere”. “Penanne mare kru miyepui”, Wei-ya taurepue weri puek tatauchimbai.

26-Muere daktai, penanne mare kru Wei atapichipoe  ti muari kuima puek. Weri yepuipoe nere. Muere wi inere i nopueten dombatukapoeya. Tuna anun sena, tuka koneka sena re, apok ripue se adontepoeya. Epichonka warante pra, yekuta warante pra, yechoroka warante pra, i wakiripe yenapoe, t enu puekere ichipoe.

27-Pata kowamä tanna eku sena to etepoe dare; muere wi; muere wi etek kasak warante ichipoe aimutun neke, rikutun neke re, kako tuna warin waraino).

28-“U yewik tak ten pai" taurepoe Weiya.- "Tise esekamasak pra man papai puek” weriya taurepoe.- “Nawa tise re sane” Weiya tauretukapoe.- "Ake, ake” weriya taurepoe.- "Nawa ichi yau, penanne mare kru miyetukai uy ekari koneka sena”. Weiya taurepoe. 

29-Muere wi weri, etek kasak, yepuipoe; t ekariten konakapoeya, napui pupuetipoeya; kese mokapoeya, ekii kinapoeya teriteripe. Muere wi Wei piau ikowampuetipoe; dare to epuetipoe.

30-Muere wi te mukuton eporipoe toda sakre re tepose, Makunaimape yetenkon.

31- Weri esek, Aromadapuen. I mukuton: Meriwarek (Kurai), Chinadapuen (weri), Arauadapuen (weri), Arukadari (kurai, to damikpue), Chike it-esek nere.

      

    

    

 

01 LEYENDA DE LOS MAKUNAIMA

 

 

1. Hace mucho tiempo el sol era un indio, que se dedicaba a desbrozar montaña y quemarla (hacer conuco) para sembrar ocumo. El sólo comía ocumo; su cara era brillante.

 2. Un día que fue a beber agua y bañarse en un riachuelo ( quebrada) después del trabajo, al acercarse, sintió en un pozo de agua como el remolino de una persona que se sumerge. y quedó pensando qué sería aquello.

 3 Otro día volvió con más sigilo al pozo de agua y vio a una mujer pequeña, pero de una cabellera larguísima, que le llegaba a los pies. Estaba bañándose y jugando y batiendo el agua con sus cabellos.

 4. Pero ella se dio cuenta de que venía el sol y se sumergió en lo profundo del pozo. Pero el sol aún logró asirla por la cabellera. " A mí no, a mí no", gritó aquel ser, que se llama Tuenkarón. y dijo más: "Yo te enviaré una mujer para que sea tu compañera y esposa". y entonces el Sol soltó su cabellera y dejó irse a Tuenkarón.

 5. Al otro día, estando el Sol limpiando el conuco y juntando los árboles para pegarles fuego, vio venir a una mujer blanca, que le enviaba Tuenkarón.

 6. "¿ Ya limpiaste el conuco?", le preguntó la mujer. El Sol le contestó: "Aún no; apenas he limpiado más que este pedacito que ves y he juntado estos pocos montones".

 7. Después dijo el Sol a la mujer: "Saca esos ocumos, que yo asé, del rescoldo para comer". Sacólos  de las brasas la mujer y le dijo al Sol: " Aquí está". y comieron.

 8. Después dijo el Sol a la mujer: "Pega fuego a los montones, que yo junté". y la mujer pegó fuego a los montones con un palo rajado y conchas secas.

 9. Cuando terminó de pegar fuego la mujer y dijo "ya está", volvió a decirle el Sol: " Ahora vete a buscar agua". La mujer se fue a la quebrada con su carnaza, se agachó para coger el agua. Mientras la estaba cogiendo y llenando la carnaza, se le ablandaron las puntas de las manos (los dedos), y después los brazos y todo el cuerpo. y así quedó aplastada como un montoncito de arcilla. Porque aquella mujer estaba hecha con tierra blanca.

 10. En vista de que la mujer no volvía, el Sol se fue a buscarla. y cuando llegó a la quebrada, encontrÓ el pozo con el agua de color terroso: era la mujer que se había deshecho enturbiando el agua.

 11. Entonces el Sol, disgustado, dijo: "Eso es lo que me manda Tuenkarón, una mujer que no sirve ni para coger agua". Después se subió más arriba a beber agua no turbia. Y, como ya estaba atardeciendo, el Sol se fue a dormir a su casa.

 12. Cuando amaneció y fue otro día, el Sol tornó a su conuco a trabajar en la limpieza.

 13. Mientras trabajaba, al mediodía, cuando ya iba a comer, Tuenkarón le mandó otra mujer, negra como la gente de esta raza.

 14. La mujer le preguntó al Sol: " ¿ Ya limpiaste el conuco ?". "Sí y no", respondió el Sol, "apenas he limpiado ese poquito que tú ves". Después le dijo también: "Vete a buscarme agua para beber, para que comamos juntos".

15. La mujer se fue a la quebrada, trajo el agua y comieron juntos el ocumo. Después de comer, el Sol se pegó de nuevo al trabajo y le dijo a la mujer: "Mientras yo sigo amontonando, tú pega fuego a los montones ya hechos".

 16. La mujer cogió un palo rajado para ir a pegar fuego. Se arrodilló junto a unas brasas, sopló para levantar llama, pero el fuego le calentó la cara y de ahí se fue derritiendo por los brazos y por todo el cuerpo; y así quedó aplastada como un montón de cera silvestre. Porque aquella mujer estaba hecha con cera¡

17. El Sol se volteó repetidas veces para ver el fuego que iba prendiendo; pero como no veía humear ningún montón, se fue a ver qué pasaba con la mujer. E iba diciendo: "Pues si le dije que fuera pegando fuego a los montones". Pero, i qué sorpresa!; al acercarse, encontró a la mujer derretida y convertida en un montón de cera.

 18. Entonces el Sol se fue a la quebrada y dijo : "Hay que ver qué malo y embustero es Tuenkarón. Pues bien; ahora yo voy a secar esta quebrada, yo voy a secar toda el agua".

 19. Pero Tuenkarón, sin dejarse ver, le contestó : "N o, no; no hagas eso; espera que yo te voy a mandar una mujer."

 20. Pero aquel día no se le sentó al Sol la semilla del vientre (no se le sosegó el corazón). Aquella noche se acostó bravo.

 21. Pero al otro día, cuando hubo amanecido, el Sol se fue, según su costumbre, a trabajar en su conuco. y estando inclinado sobre su trabajo, se le presentó otra mujer de color rojizo (de laja), con una olla en su mano.

 22. La mujer, poniéndose delante, le preguntó : "¿Ya limpiaste el conuco?" Pero el Sol no le contestó, como si no oyera, escamado con los engaños pasados.

 23. "¿Por qué no me contestas?", volvió a preguntarle la mujer. El Sol le contestó: "Porque todas sois embusteras; todas os aplastáis y os derretís".  "Si es así, replicó la mujer, me regreso a Tuenkarón."

24. Pero el Sol le dijo: "Bueno, espera que yo te pruebe." Y entonces le mandó pegar fuego, y lo pegó y no se derritió. Y le mandó traer agua; y la trajo y, al cogerla, no se ablandó. Después le mandó cocinar ocume en la olla; y el Sol vio cómo la colocaba sobre unas piedras y cómo hacía el fuego. El Sol observó con cuidado todas sus costumbres y habilidades.

 25. Cuando comenzaba a atardecer, la mujer dijo al Sol: "Yo vine para regresar" "Bueno, le contestó el Sol; hazme la comida para que regreses." y después que la hizo, la mujer le dijo al Sol: "Ea, me voy; me voy para regresar mañana temprano." El Sol le dijo también: "Sí, vente bien de mañana."

26. Al otro día el Sol se fue más temprano que de costumbre al trabajo. La mujer vino también muy temprano. El Sol volvió a probar otra vez a la mujer: le mandó a traer agua, le mandó hacer fuego, le mandó cocer la comida. Y, viendo que ni se ablandaba, ni se derretía, ni se rajaba, le cayó en agrado y le llenó los ojos (las aspiraciones o deseos).

 27. Al caer la tarde, fueron a bañarse juntos a la quebrada; y entonces el Sol vio muy bien que la mujer era rojiza, como los pedazos de piedra de fuego que suele haber en el lecho de los ríos. No era blanca ni tampoco negra.

 28. El Sol le dijo entonces a la mujer: "Vámonos a mi casa;'. Pero la mujer le dijo :"No se lo dije a Tuenkarón." "Eso qué tiene que ver'!, le replicó el Sol. Pero la mujer le contestó: "Eso no lo puedo hacer de ninguna manera." "Entonces, dijo el Sol, vente bien temprano a prepararme la comida." "Está bien, le dijo ella, y también le diré a Tuenkarón para quedarme contigo."

29. y efectivamente, al otro día la mujer vino muy temprano, le hizo comida cocida, le asó ocumo, arrancó yuca, la ralló e hizo casabe. Aquel día se quedó a dormir con el Sol y desde aquel día vivieron siempre juntos.

 30. Yencontraron (tuvieron) varios hijos; y ésos fueron los Makunaima.

 31. Algunos indios dicen que los nombres de la madre de ellos era AromadaIXlén. y que los nombres de los hijos fueron los siguientes: Meriwvarek, el primogénito; luego Chiwadapuén, hembra; Arawadapuén, segunda hija, y Arukadarí, el más pequeño, que muchas veces se le llama Chiké.

 NOTAS EXPLICATIVAS 1. Este es el comienzo de la leyenda de los Makunaima, la más grandiosa de los indios pem6n.

 2. Mi colaborador Ernesto me escribió en cierta ocasión que algunos indios no decían que Tuenkarón había enviado al Sol esas mujeres, sino que él mismo, deseando tener una mujer por compañera, había ido fabricando esas mujeres para sí hasta que, por fin, ~cert6 con la que le convenía.

 3. Cuando un indio sueña con una olla, que se rompe en pedazos, dice cuando amanece: "Esto quiere decir que alguno se va a morir porque nosotros estamos hechos como Una olla." TAURON PANTON