KANAIMA DAMA TIKAPUE TO-DA

 

 

 

1-         Pemon etepuen apok pa-tak te-nopui yare. Apok amorikapue-ya; muere tapai i-chite-pueti-ya tan weri-ya, i-tiyemu apakapue. Itesak tise, kanaima dama yepuipue weri api chena.

2-         Muere tepai i-tiyemu-ya weri kamapopue: ¿Me-chi-pueti-i nak?. Tise kanaima dama-da i-maimiyukupue kaimayek-pe: Ina. Muere-wi pemon nopui arepue to-da daranta dak.

3-         Weri paka para ichinin, i-tiyemu ewon-tuka-pue te-kare puek. Kore, ante ichipue; it-akachi-pue rekin ichipue i-patapue dau.

4-         Nawa ichinin pemon enapo-tika-pue t-ombaton puek ekama sena. Muere-wi yua sena to yepuipue; tise kanaima dama-da arepue eporipue (i-putupue) to-da. Nawa ichinin kanaima dama puta-pue puek to etepue; tise daranta dau to eporipue to-da. “To tika-pai ichi muere”, taurepue to-da. Nawa to eseuromapue.

5-         Pemon-da t-ombaton arepue ekoneka-pue sena; kanaima dama pata-sek dak to etepue; i-pe pona to esemboikapue. Tise ewarumama tana kanaima dama nopui tuna wak yepuipue; to ure-pueti-tana yepuipue. Tuna anuma-ya tana konok enapue. Tapui tak enaposak tise, “Kuadau yama yena puek man”, taurepue-ya. Etaripa puek to tise, yuku to-da puen.

6-         Tise warupue tau pemon dama etepue kanaimaton dewik pona; muere-wi to dewik woinonte-pueti-pue to-da, kanaima dama etaripa tana. Muere tepai chikaichare apok ripue to-da to dewik puek; muere-wi tukare-re yatipue. Yati tana, kanaima dama epaka-pueti-pue; to epaka-pueti tana, to tikapue to-da.

7-         Non yenapue dau t-ombaton tise, pekayipan epakapue yataimerumpasak yenin: aute ra puek ite-pueti-pe; muere yenin i-wepue to-da. Muere nawa ichinin non yen-pue ere sena pemon dama etepue. ¿Sena dau nak-ke to nai?, taurepue to-da. Muere kaima, kanaima ti-re poti ke apuepue pemon-da. Tise kanaima dama-da pemon wepue. Emata-dai” kaima, pemon erikipue.

8-         Muere ichini tupuse pan-puek it-ombaton kanaima dama tikapue. Sakne rekin epepue, mure daren. Muere-wi pemon danma enapopue te-patasak-kon pona. Tauron panton; nawa para, dairen, ina tamoton ne-kamapue.

31 . ELLOS ACABARON CON UNOS KANAIMAS

 

 

1 . Un indio y su mujer se fueron a buscar leña. El rajó ; .1a leña y mientras la mujer la acomodaba (en su guayare) su ~ marido salió fuera (del bosque). Y, habiendo marchado él, los kanaimas vinieron a llevarse la mujer. 

2. Poco después, el marido le preguntó a su mujer (desde lejos): ¿ Ya la acomoda&te? Pero los kanaimas le contes- i taron mintiendo: Sí. Pero ellos se llevaron la mujer del indio i a un barranco.  

3 . En vista de que la mujer no salía, su marido volvió a entrar en el bosque a buscada. Caramba, no estaba allí; solamente el guayare estaba en su lugar.  

4 . Por eso el indio regresó a donde sus compañeros a I

contar el caso. Ellos vinieron a buscada; y he aquí que se : dieron cuenta de que se la habían llevado los kanaimas. Enton- t ces les fueron siguiendo las pisadas, pero vieron que estaban ; en unos barrancos. "Debemos ir a exterminados"; así dijeron ellos. Así hablaron unos con otros.

5. El indio aquel llevó sus compañeros a prepararse; y luego se fueron a11ugar de los kanaimas; y se asomaron a la cima del cerro. Y estando allí comenzó a atardecer. Y cuando empezaba a oscurecer, una mujer de los kanaimas vino al río; vino cuando lo estaban vadeando. Cuando estaba cargando el agua, cayó un aguacero. Y habiendo regresado a casa, les avisó: "Estan viniendo unos guerreros". Pero como estaban embo- rrachándose, no le hicieron caso.

6. Siendo, pues, ya de noche, los indios se fueron a la casa de los kanaimas y la rodearon por todas partes mientras los kanaimas se emborrachaban. Y entonces, a una vez por todas partes prendieron fuego a la casa, y en un momento ardió com- pletamente. Al arder, los kanaimas salieron por todas partes; y al salir, los fueron exterminando.

7 . De una cueva, donde estaban escondidos otros varios, salió todo asustado un kanaima calvo arrimándose a la pared de la casa, pero 10 mataron. Entonces los indios se acer- caron a ver la cueva, diciendo: ¿Habrá aquí algunos otros? y diciendo esto, un indio palpó a un kanaima con la punta de su flecha; pero el kanaima hirió al indio. Y diciendo "Estoy perdido", el indio se murió.

8 . Entonces con mucho más cuidado los indios acabaron con los kanaimas. Sólo dos huyeron con sus niños. Y los indios regresaron a su lugar. ~Así dice el cuento; o quizás es un relato de verdad, que nuestros abuelos nos contaron.

NOTAS EXPLICATIVAS:

1. Este relato, cuento o realidad, como se dice en el NI? 8, lo escribí al dictado el año 1937. El narrador fue el entonces muchacho José Fernández de Avatei, región del río Surukún, afluente del río Kukenán.

2 . Después de tantos años y de tantos relatos similares oídos, y que tengo grabados, pienso que es una relación de uno de los varios casos similares de asaltos de los indios de la Gran Sabana contra otra parcialidad de indios, por ellos denominados Pichaukok. Habría un lugar llamado pichau y ellos serían los kok (koi o kotó) allí habitantes. Alguna vez me señalaron las cabeceras del río Kinó, afluente del río Surumú en el Brasil.

3. El asalto a las casas de noche y pegándoles fuego, acercándose sigilosamente o lanzando flechas incendiarias, aparece siempre como método de estos asaltos. Si es noche de lluvia y si los enemigos, kanaimas o pichaukok están entregados a la borrachera, el asalto era más seguro. Socavones en aquellas casas comunales, cercadas de palo a pique, apare- cen en varios relatos como estrategia para la huida. Socavar especie de túneles para penetrar por debajo de las cercas o los palenques, también aparece como estraregia de los atacantes.

'.