VI. PANTON NEKE, DAIREN: KARAKAS PONA ETESAKON EKARE

 

1-         Emasensén Taurí it-esek, chipaniorémaimú tau Padre Cesáreo' it-esek pemón damá poró tetamesén to maimú anunnín-pe, t-esewankonomasén to puek ipán-pe. Mueréwi uramj waranté iná maimú apinín, karaivá maimú- re, inkrechí maimú neré, iyarenkón maimú-re. Mueré tisé, pemontón poró etamepué Yuruaní kuaweré, anterén i-karimí, ekurukán pokenak, ipuekú, kiní t-ekatón dau yesennkamatok dau.

2-         Mueré-da-wi pemón damá arepué tu-patasék dak, Karakas poná: te-popui kenak, to rumé anterén sembosén, mueretepai teukín auronipué to daré. Yamoré ariwompapué-ya kurún-kanwa dau. iTou! Pataripué to-da Ciudad Bolívar it-esek poná.

3-         Mueré tepai kanán to ariwon-tuka-pue katau kru. Mueré daktai, katurú yepoi-re tu-te-kón daktai, i-nopué-pe resén esenumenkapué: ..Antennan- win waranapí... Mueré kuretau-re Ekeyimá ere-tuka-pue-ya: "Non darín Ekeyimá tuaré taná katau ichi-ma?., taurepué-ya, kurún kanwa dau yepuimá. Purutui parau kaQán porí-to-da, katau teimá-re: ..¿Seré kanán waru-pué nayí?. -I-tiyemú-ya ,'Ukupué: «ParaQ mueré, pan parú, taré painó-wi teputasak aresak chipanioró damá-da enna-puetí mayí'., taurapué-ya i-tiyemú-ya.

4-         ¡Purutui! Patá, Maiketía it-esek, poná ereutapué; mueré-pe-re yarín patá poná waruwé-kanwá dau to etepué: en, en, en. ..kin, kin, kin. ..yunwarú dai tepakai sak teka-ré, iPurutui! Karakas poná. Muereté-wi to karai- varí Emasensén-da to pantaka-pueti-pue: i-nopui tu-rumé dare Hna. Pa damá dare, hermana-pe enán puek; i-tuyemú Patre damá piau, patre-pe enán puek neré.

5-         Yayukasak-pe tu-nopui piak esekamá sená itepué; mueré daktai tunopui esekanunká poripué-ya. «Kanepán puek ennapo-paiedadi; taré kowannetok man torón arakansak i-tendak chitirí tau waranté.., taurepué i-nopueya.  Masá manaré ( poquito) taurepué i-tiyemú-ya; to maimú ( Karakas ponkón maimú tau) yená arepe-ré.

6-         Manaré te-kowama-kón tepó, Emasensén-qa t-omba-tón piak to arepueya. Mueré daktai i-tiyemú adontepué i-karaiva-ri-ya karetá menuká puek to- maimú tau. Mueré-wi .i-tiyimú-ya, Patre damá piau esenupasak yenín, kareta menukapué-ya nawá: ..Karacas poná yesak a-dak-nokón kurún kanwá dau chinté pai, katurú yepoi, ,par~u yepoi-ré; tisé rekín Maiketía poi weruwé-kanwádau ináyepuipué...Españoró-pe-wi Emasensén- Tuarí-ya emapué to-da etá topé; to eserú ke españoró damá eurumapué-ya. Ichamoré, i-paná apopuesakón; ~o panadar kuiai-pe ichí yau, chavai-chavaipán, taurepué-ya; tisé werí-pe ,ichí yau, parau-pareunpán neré. Chiá keré-re to eserú ke t-omba-on euromapué-ya.

7-         Mueré tepai kanán to arepué-ya Vene-Visión it-esek poná, Karakas ponkón-da tele isión dai to eremá topé to-da t-ewil-kón dau chimá-re, Vene-Visión tak tutei pra-re. Mueré puek pemontón esenumenkapuá i-pan- pé: ¿E-tukai kru~wi it-eserú echí-ma; anpupai ichí taná, u-yennawanín pra mante". Nawá taurepué  pemón-da.

8-         Mueré tepai kanán parau katá poná Emasensén petoi-ya José Galarraga it-esek, iná arepué-ya; ti sé chipá-chipá puek tesenarimai, manaré iná ata- rimapué; tisé re-ín koko tunári enipué iná-da. Wék poná kanán, katarén, Avila it-esek, Piaimá waranté iná arunepui- pué to-da, chinák puek iveddi-vedoi. ..chiririrí ...! i-nakatá poná. Mueré daktai-wi i-nopue esewanchirikapué darantá dak ená kaimá, anté teipán kru to chinatí tisé.

9-         Se-re-kín pemontón ekareyí Emsaensén puekeré itesakón Karakas poná. Enonkán-pe-re iná desek tosaré emboiká-da. Emasénsén esek, Padre Cesá- reo de Armellada; i-tiyemú esek Ernesto Pinto Fierro; i-nopui esek, Paula Benavides to mukutón esek, María de los Angeles, Ernestico Patrépe tesenu- pasén, .Tosé Manuel esembosén. Tisé María de los Angeles enek-pe tesán epiktenín-pe tesenupasén Hermana damá piau-re. Aire-ré man, iná karaivarí-ya tauresak tisé, kurún kanwá dau kanán te-patasek-kón poná iná enapopué. Pantón neké, iná ekareyí, Octubre ka- pui it-esek, konok-wi 1964. Ernesto Pinto Fierro

25. NO CUENTO. VERDAD: RELATO DE UNOS

UE FUERON A CARACAS

 

1 . Hubo uno de nombre Emasensén Tuarí, que viajaba por entre los indios aprendiendo sus palabras y se compadecía grandemente de ellos. El, pues, era como un uramí para coger nuestras palabras, las de los portugueses, las de los ingleses y de otros. Este se fue de viaje entre los indios del río Yuruaní, llevando un chinchorro misérrimo, a punto de romperse, pero en su alma llevaba un riquísimo trabajo;

2. Este, pues, llevó a su tierra, a Caracas, a ciertos indios: a un indio, que tenía su mujer cargada con un r~cién nacido y una hija doncella. Ellos volaron (los hizo volar) en una canoa-de-zamuro. y se posaron, haciendo la primera jornada, en la llamada CIudad Bolívar.

3 . Después los llevó volando muy alto. Entonces, cuando iban por encima de las nubes, la mujer aquella casada pensó esto: "¿Dónde es que están los rayos?". En esto, vio la Gran Culebra (el arco iris) y dijo: "Decían que la Gran Culebra salía de la tierra, ¿cómo es que está aquí arriba?". Así dijo mientras venía en el avión. Y otro encuentro. Comenzaron a ver el mar desde lo alto por donde iban: ¿Yeso tan oscuro, que se ve allí?". Su marido le contestó: "Eso es el mar, el agua de la sal, de aquí llevan los españoles la sal petrificada". Así le dijo su marido.

4. Ya llegaron y se posaron en el lugar llamado Maiquetía; e inmediatamente ellos se fueron en una canoa-de-moscas (carro , automóvil): ¡en, en, en,. . . kin, kin, kin. . . ! entrando y saliendo dos veces por un túnel, llegaron a Caracas. Llegados allá, su jefe, Emasensén, los repartió: la mujer con sus hijos en casa de las Hermanas para que se hiciera Hermana; su marido, en casa de los Padres para que se hiciera Padre.

5. Al amanecer, él se fue a ver a su mujer; y se encontró con que ella estaba acongojada. "Yo quiero regresar c1;1anto antes; aquí uno está como un pájaro en un cesto, en la ciudad". Así le dijo su mujer. Su marido le dijo: Espera un poquito, pues rápidamente habló como los de Caracas.

6 . Después de un corto descanso, Emasensén los llevó a casa de sus parientes. Y allí le dijo al indio que escribiera algunas palabras de su lengua. Y el marido de aquella mujer, como se había educado con los Padres, escribió esto: "He venido a Caracas, a vosotros, en un avión, desde allá, por encima de las nubes, por encima del mar; pero desde Maiquetía nosotros vinimos en un carro". Emasensén se lo tradujo al español para que ellos lo entendieran; él les explicó sus costumbres: "Ellos se perforan las orejas; si son varones, los pendientes son como media luna; pero si son mujeres, los pendientes son triangulares". i Y les dijo otras varias cosas.

7 . Después los llevó a Venevisión, para que los caraqueños, estando en sus casas, por medio de la televisión los vieran, sin necesidad de ir a la planta de Venevisión. Esto les hizo pensar muchísimo a los indios: "¿Cómo, caramba, es esta : su maña: yo quisiera conocerla, pero no hay quien me la explique". Así dijo el indio.

8. Después un amigo de Emasensén, de nombre José Galarraga, nos llevó a la orilla del mar; pero como nos asustábamos mucho de las olas, no nos arrimamos mucho al mar; pero solamente nos bebimos agua de coco.

9. También nos subieron a un cerro muy alto, el Avila, por una especie de bejuco, igual que Piaimá, colgando y deslizándonos hasta su cumbre. Entonces la mujer se sintió muy acongojada, creyendo que podía caerse a los barrancos, aunque el bejuco aquel era muy fuerte.

10 . Esto es el relato completo de los que se fueron a Caracas detrás de Emasensén. Al terminar, diré claramente sus nombres. Emasensén es el nombre del P. Cesáreo de Armellada; el nombre del indio casado, Ernesto Pinto Fierro; su mujer, Paula Benavides; sus hijos, María de los Angeles, Ernes- tico que estudiaba para Padre, y José Manuel, el recién nacido. María de los Angeles estudiaba para enfermera con las Hermanas.

11 . Cuando nuestro jefe dijo que ya estaba bien, nos regresamos a nuestra tierra en avión. Esto no es cuento, es un relato hecho en el mes de octubre del año 1964. {Ernesto Pinto Fierro}.

NOTAS EXPLICATIVAS:

1 . El motivo especial de este viaje fue presentar al público cara- queño una familia de los indios pemones de la Gran Sabana, en su pleno desarrollo, ya que poco antes había aparecido en las mismas pantallas una familia de indios motilones de Perijá (Estado Zulia), de aspecto sumamente larnentable.

2. Este relato, escrito en Caracas, seguramente que fue repetido una y muchas veces allá en la Gran Sabana con muchísimos más episodios y usando de la mímica narrativa, que en gran parte desaparece al escribir un viaje tan variado y con experiencias tan impresionantes para la mujer, Paula, que nunca había salido de su tierra.

"