AEKETON EVEDOIKASAK MAIPAYEK PUEK.

 

1-       Pemon ichipue, saknan i nopuë. Tise i nopuiton ichipue e puek.

2-       Pennatopue-da taurepue ti tiyemu puek: "U yau auchikon poken pra man; chimporo tutei kowantek”.

3-       Muere wi to etepue chimporo ture tau kowan se. Muere tise, iwan puek to enapue, i venantu pra. “Enapon sere" taurepue-ya ti nopui puek; mureton puek rekin yenu chi ridai iwan apuetaninan neke".

4-       Ti maimu  poro to emiyukupue. Muere tise maipa epetasak eporipue toda, katawon itek. Masa, i panta s aketeina" taure tepo, yenkupue. Teukin aketiya re, i nopuiya wi amiku puek, ayeketon ute tanna.

5-       Menuriyamä ichipue yei puek, maipadek puek. Ti chipopueti toda yenin,  "Aka", manare pra menuri man “ taurepueya. " Eus, eus¡ iwonekpe e tope, kanepe e tope katawon wora pakamanin-pe" taure puek tise, i ta etereukapue.¡Tereu! “Uko, enadai!. Dairen-pe tenai-re

Tise chikoropuetape ichipue. Muere pona nosampe i rapunu ichipue, chikoropueta tapichipue .

¡Wadai! teurepueya ivarka tapichak warante t arena puek.

 A pantonîpe u n ekama, manarempe re tise

 

 

 

 

23. RELATO DEL VIEJO COLGADO DE UN GUAMO

 

 

1. Hubo un indio con dos esposas. Pero sus esposas estaban una contra otra.

2. Por eso la más anciana le dijo a su marido: No podéis estar conmigo: debéis iras y habitar en otro lugar.

3 . Efectivamente, se fueron por allá a vivir en la selva. Pero he aquí que empezaron a se~~ir el hambre por falta de bastimento. "Debemos regresar, diJo el VieJO; tengo los OJos puestos en los muchachos, que no son capaces de aguantar el

hambre"

4. De acuerdo con lo dicho, comenzaron el regreso. Pero he aquí que encontraron un árbol muy alto de guama cargado de fruto. "Espera ahí, vaya cortar algunas ramas" dijo el viejo y se encaramo a ar o . corto una e as ramas; y su mujer se puso a coger la fruta mientras el viejo se bajaba.

5. Resulta que en aquel guama había no pocas hormigas. Y, al comenzar a picado, dijo el viejo: ¡Ay, ay, ay!, hay muchí- simas hormigas. Y haciendo esfuerzos decía: "¡Ea, ea, para que yo sea buen cazador, para que yo sea bien fuerte y para tirar desde la picota de los árboles a las pavas!". Diciendo esto, se resbaló y se sentó cayendo sobre ~l árbol; "Qué susto, me estoy cayendo", dijo y efectivamente se cayó.

6 . Pero como el árbol era muy frondoso y enredado con los otros, se le enrolló el taparrabos a las ramas (su taparrabos era muy largo). Y así se quedó el viejo guindando.

7 . Y estando así, manoteaba como un mono cuando se cuelga con su cola de los árboles. 

8. Quédate con este relato, cógelo para cuento tuyo; esta tan pequeña cosa, que yo te he contado.

NOTA EXPLICATIVA:

 

1 . [Dentro de su brevedad, son muchas las informaciones que este relato nos brinda sobre las costumbr~s de los indios pemones. Un relato, indistinguible de un cuento.