WAIRA PERETEKU DARE

 

1-         Pena daktai waira ichipue ti-rayi ke manaren; muere vanai tureta were yekatuma poken para.

2-         Tise pereteku ichipue ti-rayi ke waki kru, eresen, sapatu yentaino ; muere venai tu-wotoroton embenin apurun-pueti yaktai to apichi puek.

3-         Muere-wi waira ichipue pereteku eseruk esenumenka puek. “¿E puek av-ichi, dako?” taurepue-ye pereteku puek. –“Ake-re, tare echi che u-wotoroton apichi-te puek; tise apichi-ya yentai u-yapai to epe-pueti”.

4-         Waira-da taurepue i-puek: “A-rayi puenise to embe-u-ya chipuyai; muere moron-pe karava-pe medai tanno-pe a-yewan tise”. –“ina nak-ke?, taurepue pereteku-ya. “Amare kanan?”.- Karava-pe para edai, tise rekin u-yedaton piapai arepere epe poken para edai”, taurepue waira-da. “¿Muere moron ke ina purayi miakama nak-ke e-pai noko?”, taure-tuka-pue-ya waira-da.

5-         “Masa-kin s-apueina” tukai, waira-da i-rayi mokapue-ya; pereteku-ya nere i-rayi mokapue-ya. Waira purayi ichipue eresen neke, “cotiza” waraino; tise pereteku purayi ichipue eresen kru orirenpan, “sapatu” waraino.

6-         Muere-wi pereteku “sapatuyi” waira-da kamapue; kamasak-ya tise, ekatumapue ¡peteten, peteten...! kaima. –“waki-pe man, u-kaicheren-re-ne, u-repake, dako” taurepue-ya. –“ina, a-rayi-pe nichii”, taurepue pereteku-ya. Muere-wi waira tekatunse ewimapue tureta yaire; amueine yeketa daire tu-wakiri-pe, tedaton-da apichi yentai.

7-         Waira etesak tise, pereteku-ya waira purayipue ekamapue-ya. “Masa, s-ombaina” tukai apurumapue t-eserek tau: ¡Sapak, sapak, sapak!... tu-wotoroton embenin-pe para, te-kaiwantasen-pe-re. –Tauron panton

 

¡í';,:¡~1¡\í 10. CUENTO DEL DANTa y EL SAPO

~ 1. Antiguamente el danto tenía unas sandalias pobres y por eso no podía correr por la selva.

 

2. Pero el sapo tenía unas sandalias muy buenas, muy fuertes y mejores que cualquier zapato; pero por eso, al saltar para coger sus presas, más bien las espantaba con el ruido que hacía

3. El danto observ61as mañas del sapo y le dijo: "¿Qué ¡. estás haciendo, cuñado?". El sapo le contest6: "Pues nada; ~ aquí estoy tratando de coger mis presas; pero se me escapan

1"

sin que pueda cogerlas". ,

4 . El danto le dijo: "Yo sé que las espantas con esas ,;,~ tus sandalias; y por eso estás tan flaco, teniendo una barriga tan' grande". El sapo le contest6: "¿Será eso verdad? ¿Y tú?". El danto le contest6: "Yo no estoy flaco, pero no puedo correr') para escaparme de mis enemigos. Por este motivo ¿no sería bueno que cambiáramos nuestras sandalias?".

5. Y diciendo ('voy a probar", el danto se quit6 sus ~~3 sandalias; y el sapo también se quit6 las suyas. Las sandalias del danto no eran gruesas, eran como cotizas; pero las sandaliaS  del sapo eran muy fuertes y lustrosas como unos zapatos.

" 6. Entonces el danto se calz6 los zapatos del sapo y, una vez calzado, ech6 a correr a toda prisa. '(Me están muy bien,

están a mi medida, regálamelos, cuñado" dijo al sapo. El sapo

le dijo: ('Pues quédate con ellos" Y el danto se meti6 por la c3 selva adentro a todo correr; a su gusto se meti6 por un espinero, { de modo que ningún enemigo pudo atajado.

7. Después que se marchó el danto, el sapo se calzó sus , sandalias. Y diciendo: "Espera, voy a probarlas", dio varios saltos según su costumbre. Al saltar no hacía ruido, no espan- taba a sus presas y así pudo engordar. -Así dice el cuento.

NOTAS EXPLICATIVAS:

1. El danta o tapir mejoró de suerte, pero no menos el sapo.

2. En una antología de cuentos pemones, éste sería uno de los preferidos por mí: breve (dos veces bueno) y bd10.

3 . Este cuento me fue referido de viva voz por el indígena Luis Bigot en Kan1arata. Transcrito por mí en pem6n, su relator me dio el V\' B\'. Ahora simplemente 10 traduzco al castellano.

39