3. UN TIGRE ATRAPO A UN INDIO

 

1 . Un indio soñó que se estaba rapando, la barba con una navaja. Y les dijo a sus compañeros:  "Caramba, soñé que me estaba rasurando con una navaja". -"Eso quiere decir un tigre", dijeron ellos; "eso es aviso muy claro de un tigre, que con su lengua nos rae los cabellos".

 

2 . Después de esto, este indio se fue solo a cazar ¡a medianoche; pensando que ya estaba amaneciendo, él se fue muy lejos por la selva adelante. Se sentó esperando que amaneciera, pero he aquí que se quedó dormido.

 

3 . Estando dormido, lo encontró un tigre, un wairarimá. El tigre se puso a lamer la cabeza del indio; el indio no se daba cuenta, estaba profundamente dormido; hasta lo despellejó y la cabeza hacía contracciones. Pero él seguía dormido

 

4. Despues e esto se esperto; entrea no apenas sus ojos y vio qu~ un tigre estaba sobre él. Volvió a cerrar los ojos para que el tigre creyera que estaba muerto. Se quedó totalmente quieto, mientras el tigre lo lamía. Casi ni respiraba, totalmente se estuvo quieto, sin ningún movimiento, mientras el  tigre lo rasuraba.

 

5. El tigre se echó el indio a la espalda y lo llevó muy lejos dentro de la selva. Según lo iba llevando, el indio iba rompiendo ramitas de los árboles para cuando huyera del tigre poder regresar a su casa viendo lo que había cortado. Pero el tigre se engañó creyendo que iba tropezando.

 

6. Habiendo llegado muy lejos, se encontraron con una gran laguna y al indio lo dejó sobre el borde. Y habiéndolo dejado, se tiró al agua. El tigre se deslizó y se zambulló en el  agua. Por un momento se hundió.

 

7 . Este era un tigre de los que llamamos wairarimá, ayudante de otros y buscador de comida para ellos. Por eso, dejando al indio, se fue a dar aviso a sus jefes. Pero cuando iba por la mitad de la laguna, se devolvió pensando "quién sabe si el indio se fue", para no engañar a sus jefes.

 

8. Pero habiendo comprobado que el indio estaba allí, se volvió otra vez a donde sus jefes. Pero en esto, el indio se levantó y valiéndose de un bejuco, se subió a la copa de un árbol. Y subido allá, lo cortó para que el tigre no pudiera

trepar a donde él estaba.

 

9 . Allí, en la rama del árbol el indio se estuvo esperando observar las mañas de los tigres. Los tigres llegaron sigilosamente, aquel tigre con sus jefes. Ellos buscaron, pero el indio no apareció por ninguna parte. Ellos, viéndose engañados, se sentaron y estuvieron quietos.

 

10. Entonces el que los había engañado, rugió o roznó varias veces. Pero, nada; el indio no estaba. Sí estaba, pero arriba del árbol observando qué hacían los tigres. Por eso, no habiendo aparecido, los otros pelearon contra aquel tigre. Y después todos se fueron a la laguna.

 

11 . Después de ver todo esto, el indio se bajó y echó a correr; estaba ya llegando a su casa y sintió que el tigre lo seguía; y lo siguió después que ya había dado el aviso el indio a sus compañeros y ellos le hicieron varios disparos.

 

12. Pero no lo mataron, sólo le metieron algunos perdigones. El tigre se regresó y se lanzó al agua por una cascada. Por eso aquella cascada se llama "Wairarimá". El indio se quedó calvo para siempre; el tigre le había despellejado la cabeza. -Así dice el cuento.

 

NOTAS EXPLICATIVAS:

 

1. Este cuento muestra la costumbre de estos indios: referir los sueños a sus compañeros y tratar de interpretarlos. Por no hacer caso de ellos, dicen les vienen muchas desgracias. Pero también dicen que algunos inventan sueños cuando no quieren salir de casa para no hacer ciertas tareas.

2. Los indios pemones dan el nombre de Kaikusé, en general, a cualquier tigre; pero a los de color más negro los llaman wairarimá (grandes dantos): a los de color más amarillo, waikinimá (grandes venados); hablan también de kusarivará, kamicharai y temenén.

3. Este cuento supone el uso de navaja de afeitar para la poca barba, que tienen los indios. Antiguamente hubieran dicho "diente de raya" en vez de navaja.