PESCA  

  Una segunda fuente de proteínas es la pesca, que el pemón practica de diversas formas, siendo la más ordinaria con el anzuelo y acaso la primitiva pues para decir: "voy a pescar" se usa esta fórmula: konoi puek ete-dai = voy al anzuelo.

       En sus leyendas se habla de los anzuelos de dientes de aimará o de raya; y hasta, burlescamente, de cera negra de abejas. Los de metal se buscaban en Brasil o Guyana; hoy están al alcance de todos y aun les pulen ellos a su gusto para mayor efectividad. El anzuelo es proporcionado al tamaño de la presa que se busca. Lo sujetan a la "caña" -que de ordinario es una vara flexible pasada por el fuego, con hilos vegetales y hasta alambre cuando se trata de aimaras y otros de mayor tamaño.
      Para pescar en la noche amarran los anzuelos en algún árbol de la orilla, esperando que el pez encuentre el cebo y muerda. Últimamente están empleando en ríos mayores el llamado "chinchorro" especie de red grande para pescar. Las redes tradicionales entre ellos eran el pente y el iruk, tejidas en forma de colador de café con fibra de kurawá; se sujetaban en un palito con un dispositivo mediante el cual se cerraba la boca de entrada con el peso del pez. Se usan éstas en la pesca con barbasco y cuando se usa el taiwe.
      Otro artefacto de pesca es el muroi, especie de nasa hecha con el bejuco alambrito, de forma alargada con boca de entrada fácil, pero dispuesta dentro de modo que no puedan salir los peces que entraron. Se coloca al final de una presa hecha con piedras o palos que se va estrechando hasta la boca que termina en la nasa.

Pesca Barbasco   Muroi
 


      Otro artificio de pesca es el taiwe. Éste se emplea en las crecidas de los ríos y quebradas cuando los peces suben al desove. En la entrada de la corriente se colocan palos perpendiculares a determinada distancia para que quepan los peces. Una vez que éstos han entrados mientras el desove, taponan todo con palos, ramas o hierbas de modo que pase el agua pero no los peces, que se atra pan con las redecillas mencionadas o a machetazos. Usan también flechas para pescar, con las puntas ya conocidas y otra con tres puntas abiertas hacia fuera.
      Hay una flecha para pescar que al clavarse en la presa se desprende, pero está sujeta a una larga cuerda que facilita el movimiento del pez hasta que se cansa.
      El método más productivo de pesca es el que se hace con "barbasco" (Clibadium barbasco). Los pemón conocen y usan varias especies de estas plantas, a cual más efectiva en su toxicidad para los peces. Para el uso se cortan en toletes de treinta a cuarenta centímetros que se almacenan hasta el momento de usarlo.
      Para su empleo se maceran a golpes los trozos hasta que se sueltan las fibras; en manojos proporcionales se introducen en el agua que se revuelve para que el jugo tóxico de las hilachas se diuya por igual. El agua toma un color lechoso y al respirarla los peces empiezan a boyar atontados, terminando por morir intoxicados. Para llegar a los peces mayores que andan por los pozos hondos se meten las hilachas en una espeáe de cesta rudimentaria. Se procura que no haya corriente, a fin de que toda el agua se impregne del jugo tóxico.
      Cuando empiezan a emerger los peces atontados, todos se lanzan al agua, con machetes arcos o las redecillas dichas, en medio de un jolgorio animado.
      Para mayor efectividad mezclan a veces mascada de tabaco y el yare de la yuca amarga. Estas pescaderías con barbasco suelen revestir carácter de fiesta social, a la que asisten hombres, mujeres y niños, incluso invitados de otros caseríos.
      Terminada la faena, se encienden hogueras y se procede a asar lo recogido; los mayores, con incisiones se colocan sobre sur a, especie de trébede de palos sobre horquetas, debajo de las cuales se enciende fuego que lentamente los vaya asando. Los pequeños se atraviesan con palitos y se colocan clavados a la orilla del fuego. El pescado conseguido con barbasco no se conserva en "nevera".
     Entre los peces más apetecidos por su calidad están: Aimará, Surapire, Boquiní, Bagre, Kurimatá, Arakaré, Apakú, Ptakai, Aguadulce, Matutukú, Vieja, etc. El uso del barbasco a la larga es perjudicial pues acaba con toda clase de peces, incluso con las huevas; es dañino para el ganado y también para los 47 hombres. Pero los pemón siguen usándolo porque fue un modo de pescar que casualmente “encontró" uno de los ancestros de “aquel tiempo"; y como “arquetipo" hay que seguir usándolo.
       El arte de la cacería y de la pesca son muy cotizadas a la hora de buscar la futura esposa. Para ello desde niños les enseñan todo lo referente a estos oficios con la práctica constante. Pero, además, con el fin de reforzar ese aprendizaje se valen de la iniciación mágica -el hacerse piko- en la que se emplean substancias vegetales yensalmes apropiados, en los que se invocan sobre los iniciandos los nombres de los animales preferidos y de los grandes cazadores y pescadores.
     Una vez realizada la iniciación, el cazador debe dejar marchar las presas cobradas para el potori propios hasta determinado número de ellas; después ya las pueden comer las ancianas; por fin todos indistintamente. De no observarse estas prescripciones se pierde la efectividad de la iniciación y las piezas se vuelven contra el cazador o simplemente huyen de él, sin qué pueda cazar ninguna.

         El anzuelo se sujeta a la vara, que es de caña brava o una simp1e rama recta, que se pasa por el fuego para hacerla más flexible y de un color oscuro, con un guaral, hecho antiguamente de fibra de curagua, que retuercen finamente sobre la pierna desnuda con ambas manos. Hoy usan ya el "nyloni"del comercio .

         Para los pescados de mayor tamaño, unen el anzuelo proporcionado con alambre y cera negra en la caña, para evitar que el pez lo corte con sus afilados y fuertes dientes. : Emplean también varios tipos de flecha para la pesca; una de ella suelta la cabeza de la vara o punta, que va bien amarrada a un cuerda que permite recobra la pieza flechada .

         Otro método de pescar es el llamado "taiwé". Este artificio consiste en una empalizada que se coloca en el cauce de una corriente de lado a lado, o también en la entrada de las quebradas al río .

         Los palos, estacas o tablas verticales se colocan a distancia conveniente para que puedan entrar los peces al crecer el río en su  remontada; luego se tapona todo con hierba u hojas, para que pueda salir el agua y no los peces que son fácil presa en el cauce seco .

         Este método era el preferido, según una leyenda, de cierto pemón que se casó con una hija de RATO, en los tiempos de los PIA iniciadores de las especies vivientes. "Erase uno de aquellos nuestros ancestros, muy aficionado a la pesca de anzuelo, aunque le gustaba mucho más el "taiwé". En esas sus idas, se le hizo encontradiza una hija de Rató una y otra ves. El hombre terminó por llevársela para su esposa. Su suegro le proporcionaba abundancia de peces para que los taponara; pero un día que el yerno se precipitó en su faena, el suegro Rató lo flechó malamente.. (Ver Taremurú, 17. P. Armellada) .

         El método más usado por los Pemón y que más pescado les proporciona es el, que se sirve del "barbasco". Hay usas ocho o diez plantas tóxicas pa~a los peces conocidas por los pemón, cada cual con su nombre peculiar, aunque en castellano suele llamarse a todas "barbasco". De unas usan el palo, de otras palo, corteza, hojas y se dice que algunas hasta la sombra es tóxica para el que duerme bajo de esas plantas. Son de diversas formas y tamaños, desde el árbol a los bejucos, lianas, raíces, tub~rculos, etc .

         Para el uso, se cortan las lianas, broncos o raíces en secciones que se atan en fejes para su transporte. El día del empleo se lo transporta al río, se lo macera hasta que forma un montón de hilachas, y cuando ya hay material suficiente, se sumerge en el agua, mejor sin corriente, que toma un color blancuzco de leche .

         Enseguida empiezan a boyar los peces atontados, "emborrachados", y con gran algazara los recogen mujeres y niños bien con las flechas bien con las redecillas llamadas PENTE e IRUK. Cuando hay pozos hondos se sumerge el material macerado que se coloca en cestos provisionales que se llaman SARA, con los que bucean hasta el hondón, a fin de que el tóxico llegue a los peces que permanecen en el fondo durante el día .

         Estas pesquerías con barbasco tienen a veces categoría de verdaderas fiestas sociales, a las que se convidan a los de grupos vecinos, que también acuden con sus cargas de barbasco .

         Este método, por más que se quiera afirmar lo contrario, es destructivo de este recurso, no muy a larga. En las regiones fluviales más arriba de los grandes saltos, que no pueden ser remontados por los peces, algunas especies ya han desaparecido. Y  en las otras van escaseando notablemente, de suerte que los mismos indígenas se quejan de su carestía.  Si en siglos ha sido empleado este método sin notarse sus' efectos destructivos, con el aumento de consumidores y su uso indiscriminado no tardando muchos años se verán sus perjuicios para este medio de vida .

         Cuando en el año 1939 lo defendíia el Dr. Simpson, habla en el valle de Kamarata, a mucho echar, 250 habitantes. Hoy asisten a la Escuela de Primaria 423 alumnos menores de quince años. Se puede calcular el número de habitantes con sólo pensar en los que aun no están en edad escolar y los que ya la han pasado. Y La mayoría de los matrimonios son jóvenes en edad de procreación, con una media de ocho hijos El barbasco es también nocivo para el ganado vacuno, según nos lo confirma la experiencia de largos años; las vacas que beben agua embarbascada, al criar empiezan a desmejorarse y terminan por quedar estériles y fallecen, no tardando morir de debilidad. : . y sabemos por experiencia que a los hombres le es perjudicial. Se podrán citar casos y nombres, que mejor es pasar por alto .

         Según una leyenda pemón, el barbasco fue encontrado en tiempo de los PIA. El pemón Paireuré se matrimonió con una danta a la que traicionó en una borrachera. Al sacarla el hijo lo lavaron en el río y se murieron los peces. Cada vez que lo bañaban acontecía igual. Siendo mayor, mientras se bañaba en una laguna, lo mordió Okyimá y murió. El padre lo metió en un guayare y lo fue llevando por los lugares en que había vivido. Donde fue cayendo la materia putrefacta y donde enterró los huesos nacieron las diversas clases de barbasco que usan para emborrachar los peces .

         Usan otro método también para pescar. Taponan una corriente, formando una represa provisional en cuya salida más estrecha colocan el artefacto de cestería llamado MUROY, de forma alargada con una entrada amplia; una vez que el pez entra en el último departamento ya no puede regresar, pues está en forma de trampa .

         Este uso es también del tiempo de los "ancestros". Así cuentan: Chirikavai tauonó un río, más bien una quebrada y allí colocó su "muroy". Y envió a su esposa y a la suegra a recoger los peces. La leyenda termina trágicamente, por la lascivia de la suegra y la venganza de su hija, de no mejores costumbres que ella .

         Chirikavai, que era Piasán con todo su instrumental, después de la venganza de su mujer, subió al cielo y allí está convertido en la constelación "Pléyades" que llaman "Tamuekán" .

         En Kamarata usan anualmente otro artificio para pescar: Al empezar las lluvias, remontan en gran cantidad los Warakú (Boquiní) a desovar en las quebradas afluentes del Akanán; los taponan para impedirles la bajada y luego echan barbasco o los matan a palos y macherazos. He visto varias veces la gran cosecha que recogen, llenando carretillos y cestos. Esos días todo mundo es pescador .

         En uno de los últimos episodios de la leyenda, Maisak tiene que desecar una gran laguna para que Etitok puede saciar su ansia de comer pescado. Esta y las otras pescas de que se habla en la leyenda se llevan a cabo con medios más bien mágicos, pues Maisak no entiende el arte de pescar .

         Los dos primeros episodios de la parte primera de la leyenda tratan de la pesca. Los dos siguientes de la cacería, otro de los recursos de los pemón para completar su dieta alimenticia .