Luego se rallan para convertirlas en harinas